U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Por el dólar, prevén más turistas extranjeros y más rentabilidad de los hoteles

Estiman que las tarifas, fijadas en dólares, podrían crecer más de 40% en pesos, por la depreciación de la moneda y presión de la demanda. Se achicaría el déficit de la balanza

Esperan mayor alza de turismo receptivo y freno en viajes de argentinos

Esperan mayor alza de turismo receptivo y freno en viajes de argentinos

La devaluación del peso frente al dólar es una buena noticia para el sector turístico local, especialmente para los hoteles y para quienes trabajan con el turismo receptivo.

La ocupación hotelera se venía recuperando en la Argentina, de la mano de los viajeros locales y, también, de la recuperación de los visitantes extranjeros. Si bien las expectativas eran alentadoras un mes atrás, previo a la fuerte devaluación que ya acumula un 20% frente al dólar, ahora son mucho más optimistas. Se prevé un mayor aumento de visitantes extranjeros al proyectado, gracias a precios relativos más bajos, y una mayor mejora de tarifas hoteleras en pesos, que podría superar el 40%, porque están fijadas en dólares.

Además, se espera un freno en los viajes de argentinos al exterior, lo cual mejoraría el saldo de la balanza comercial turística, deficitaria desde 2013, cuando el turismo emisivo comenzó a superar al receptivo.

En Buenos Aires, mayor destino de la Argentina, la ocupación hotelera creció 11% en 2017, a 68,7%, según datos de STR, con un alza de 16,1% en tarifa promedio diaria, a $ 2147. Como consecuencia, el RevPar (ingreso por habitación disponible) creció 29,1%, muy por encima de la región. Así, la ciudad seguía recuperando ocupación y tarifa, que habían caído a partir de 2012 por el menor arribo de extranjeros.

Hace un mes, Patricia Boo, directora de STR para Sudamérica, había proyectado para 2018 una mejora de 4% o 5% en ocupación, a poco más de 70% en hoteles porteños, "que ya es un alto nivel", según dijo Boo a El Cronista en ese momento. "Es uno de los principales destinos para turismo de negocios y tiene muchos eventos planificados, como el WTTC, los Juegos Olímpicos Juveniles y la Cumbre G20, entre otros". Además, había anticipado que las tarifas subirían 20% en pesos, en función "de la inflación y la mayor ocupación". Pero esa proyección quedó desfasada tras la fuerte devaluación.

"Con la fuerte devaluación, esa proyección quedó atrasada. Será mucho mayor al 20%, porque además crecerá más la demanda, impulsando las tarifas", destacó el consultor hotelero Arturo García Rosa, presidente de Sahic y de RHC Latin America. "Los ingresos crecerán por encima de la inflación, por la devaluación y el alza de la demanda, que presionará a las tarifas. La tarifa en dólares podría crecer 3% a 5%, el 20% en pesos quedó viejo. Así se espera una mejora en los márgenes operativos, muy castigados en los últimos años", dijo Santiago Berraondo, vicepresidente senior de la consultora JLL. Si bien es difícil de proyectar, el alza en tarifas en pesos superaría el 40%, en función de la devaluación y la mayor ocupación, en un contexto donde los costos, según García Rosa y Berraondo, no crecerían tanto, ya que, coincidieron, el consumo está retraído y no convalidaría un alza similar.

Con respecto al turismo receptivo, ambos consultores son optimistas, en función de la gran cantidad de eventos previstos, la mejora del mercado corporativo y ahora también del de placer. "Si bien las monedas de Brasil, Chile, Uruguay y Colombia también se devaluaron, lo hicieron muy por debajo del peso argentino. La Argentina es más barata en términos relativos", explicó García Rosa. En Chile, Brasil y Uruguay, las monedas se depreciaron de 7% a 10% frente al dólar en el último mes, debajo del 20% local. "Habrá mayor demanda también de placer por la devaluación y las mejores condiciones económicas de algunos emisores, como Brasil y Chile", dijo Berraondo.