CON ESTA MEDIDA QUEDARON DISUELTAS LA AFSCA Y LA AFTIC, NACIDAS DURANTE EL KIRCHNERISMO

Por decreto, el Gobierno creó un nuevo ente para regular los medios y las telecomunicaciones

Creó el Ente Nacional de Comunicaciones, que absorberá las tareas de los organismos a cargo de Martín Sabbatella y Norberto Berner. Quiere debatir una nueva ley de comunicaciones.

Finalmente, las intervenciones a los entes encargados de regular los servicios de comunicaciones y el negocio de las telecomunicaciones duraron mucho menos que los 180 días inicialmente planteados por el Gobierno para normalizar las actividades de la Autoridad de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) y la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Aftic).


Los fallos judiciales que esta semana y la pasada rechazaron los planteos hechos por los titulares de ambos organismos, Martín Sabbatella y Norberto Berner, respectivamente para perpetuarse en sus cargos fueron claves en el avance más acelerado que la gestión de Mauricio Macri adoptó para terminar con dos entes emblemas del arbitrario y sospechoso avance del kirchnerismo sobre los medios de comunicación y las empresas de telecomunicaciones.


Ayer, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, fue el encargado de anunciar la disolución de la Afsca y la Aftic a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) para dar paso a un nuevo ente que absorberá las funciones de estos dos entes que dejarán de existir dando paso al nuevo Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), que será presidido por Miguel De Godoy. El organismo comenzará a funcionar a partir del próximo lunes 4 de enero con el objetivo de enterrar la impronta militante y la mirada parcial que el anterior gobierno le impuso a la Ley de Medios y a la Ley Argentina Digital. De esta forma, el macrismo avanzó sobre organismos nacidos bajo el amparo de dos normas que han generado polémicas, debates, discusiones y enfrentamientos entre el poder político, los medios y las operadoras de telecomunicaciones. "Se termina la guerra del Estado contra el periodismo, de un tiempo de confrontación y de pelea que ha sido inútil. Comienza una política pública de comunicación del siglo XXI para que todos accedan a un servicio mejor, hacia la modernidad", dijo Peña ayer durante el anuncio de la creación del Enacom.


Anticipado en exclusiva por El Cronista en una nota publicada el 7 de diciembre pasado, el nuevo organismo tendrá como impronta la necesidad de aplicar políticas más modernas y adaptadas a la realidad del actual Siglo XXI, y considerar que tanto los medios de comunicación como el sector de las telecomunicaciones deben estar ubicados en un mismo espacio y bajo normas comunes. Tendrá además una estructura mucho menor a las de la Afsca y Aftic, que juntas daban empleo a más de 3000 personas, de las cuales todavía se está llevando a cabo un relevamiento para saber cuántas realmente cumplían funciones efectivas y cuántos eran cargos políticos distribuidos por Sabbatella y Berner entre militantes rentados provenientes de espacios políticos.


Esta tarea que les había sido encomendada a los interventores designados por el Ministerio de Comunicaciones, cartera que dirige Oscar Aguad, y que recayeron en Mario Frigerio y Agustín Garzón, para la Afsca y la Aftic, respectivamente.


En una rueda de prensa realizada en Casa de Gobierno ayer, de la que también participaron el ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, y Miguel de Godoy por la Afsca, Peña confirmó la puesta en marcha del nuevo ente, la designación de Miguel De Godoy y la decisión de que el Enacom dependa del ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad. Además adelantó que impulsarán la creación de una comisión bicameral del Congreso "para discutir una nueva ley de comunicaciones que integre las dos leyes, para que haya un marco normativo del siglo XXI".


Es que desde Cambiemos se considera que tanto las tareas de la Afsca y la Aftic como las leyes de Medios y Argentina Digital venían regulando por mitades un mismo mercado, con leyes cuestionables por haber "nacido viejas". También se considera que los dos entes funcionaban más que nada como escribanías de las decisiones políticas kirchneristas y no como verdaderas usinas de pensamientos modernos que permitan agilizar los servicios que deben regular. De hecho, Peña aseguró ayer que ambas normas nacieron viejas "porque no tuvieron en cuenta cuestiones centrales como Internet" y "se promulgaron con el objetivo principal de controlar a los medios de comunicación".


De todos modos, y más allá de la pelea contra el Grupo Clarín para intentar desguazar la actual estructura de activos que este holding controla, la Ley de Medios no logró ser efectiva en su objetivo de cambiar el mapa de las comunicaciones obligando a los grupos periodísticos a vender activos para adecuarse a los límites que impone la norma. Desde que se sancionó, en octubre de 2009 a la fecha, no hubo un solo grupo de medios que haya achicado su estructura ni hecho efectivo los planes de adecuación que fueron presentados ante la Afsca. Por eso, y para adecuar la norma a la realidad, Peña también anticipó que impulsará la futura modificación de la Ley de Medios tras una discusión parlamentaria.

Tags relacionados

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias del día