Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Peugeot compró Opel y crece en Europa mientras GM se concentra en América

Ahora el grupo PSA será la segunda mayor automotriz europea, detrás de Volkswagen. El vendedor, GM, apuesta a otros mercados donde es rentable

Peugeot compró Opel y crece en Europa mientras GM se concentra en América

El grupo PSA (Peugeot, Citroën y DS) anunció la compra de Opel/Vauxhall a la estadounidense General Motors (GM) en una operación de 2200 millones de euros, que le convertirá en la segunda mayor firma del sector en Europa detrás de Volkswagen. La compra se desglosa por una parte en la adquisición de Opel y Vauxhall por 1300 millones de euros y por otra, de la filial financiera de GM en Europa por 900 millones, según precisó PSA en un comunicado.


La adquisición de la filial financiera de GM en Europa, que da servicio a 1800 concesionarios de 11 países, la llevarán a cabo PSA y el banco BNP Paribas con una participación del 50% cada una.
Tras la operación, que incluye también a la marca británica Vauxhall, PSA contará con más de 2,4 millones vehículos vendidos en los 28 países de la Unión Europea (UE), lo que supone el 16,6% del mercado, según calcularon los expertos de Center of Automotive Management (CAM) de la ciudad alemana de Bergisch Gladbach.

El líder Volkswagen (VW) tiene una participación en el mercado del 23,9%, según indicó en 2016 la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (Acea). PSA no es un peso pesado a nivel mundial, pero ahora mejora ligeramente su posición en el ránking global, indicó la agencia de noticias DPA.

En total, Peugeot y Citroën registraron un volumen total de ventas de cerca de 4.126.000 de vehículos. Por lo tanto, la participación en el mercado mundial de 5,3% significa para PSA, que hasta ahora se encontraba en el décimo puesto de los fabricantes de vehículos con más ventas, una suba hasta el noveno con la incorporación de Opel.

Para General Motors no cambia el panorama. Seguirá estando tras VW y Toyota en el tercer puesto también, sin los 980.000 modelos de Opel y Vauxhall vendidos. Sin embargo, si se suman las cifras de Renault, Nissan y Mitsubishi -que tienen una estrecha alianza-, alcanzan el tercer puesto y desplazan a General Motors sin Opel, al cuarto lugar. La posición de PSA en Europa y en el mundo en comparación con Volkswagen se debe a que mientras que el grupo francés es un importante proveedor de vehículos pequeños y medianos en ese continente con sus marcas Peugeot, Citroën, DS y Opel/Vauxhall, VW también realiza ventas importantes de modelos de lujo de Audi o Porsche en los mercados extranjeros, como el estadounidense y el chino.

La decisión de GM de vender sus operaciones en Europa eleva la apuesta de la compañía para ganar más siendo menos global pero a la vez más rentable, en un sector cada vez más dependiente de los servicios y la tecnología. El negocio de la estadounidense en ese continente -con inversiones en nuevos modelos y motores más limpios, esfuerzos por tener fábricas más eficientes y los salarios pagados a 38.000 empleados- solo generaron pérdidas desde 1999. En cambio, su negocio en América del Norte está en auge. Tras la quiebra de 2009, la operación allí renació como una firma más chica con menos marcas, menos empleados y menos deuda.

El combustible barato potenció las ventas de camionetas y vehículos utilitarios deportivos, lo que se tradujo en un crecimiento de los márgenes de rentabilidad de GM en norteamérica. La mira de la compañía está puesta además en Asia, donde mantiene plantas.