Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Pasa a manos del gobierno bonaerense la concesión de las rutas a la Costa Atlántica

La sociedad Autopista del Mar, formada por Eduardo Eurnekian; Carlos Wagner y Cristóbal López, acaba de ceder la operación a la administración de María Eugenia Vidal

El próximo verano, los peajes de la Ruta 2 serán gestionados por el gobierno de la provincia de Buenos Aires

El próximo verano, los peajes de la Ruta 2 serán gestionados por el gobierno de la provincia de Buenos Aires

A partir del verano próximo, los peajes de las autopistas que los turistas locales utilizan para llegar a los balnearios de la Costa Atlántica serán gestionados por la provincia de Buenos Aires. Es decir, tanto la Ruta 2 como la 11 pasarán a manos del Estado provincial. Ayer, ejecutivos de Autovía del Mar (Aumar) concesionaria de ambos corredores viales, y funcionarios del Ministerio de Infraestructura bonaerense firmaron un acta que rubrica la devolución de la concesión a manos del gobierno de María Eugenia Vidal.

De Aumar forman parte importantes empresario ligados al mundo de la infraestructura vial como la Corporación América (grupo Eurnekian); Esuco (Carlos Wagner) e Indalo (Cristóbal López). Los tres grupos estuvieron de acuerdo en el traspaso después de haber negociado durante cuatro meses con las autoridades provinciales un convenio de restitución de la concesión, a pesar de que aún tenían más de 20 años para continuar operando ambas rutas. Ocurre que, según pudo saber El Cronista, en el acuerdo se habría establecido que Aumar quedará a cargo de las obras que se deben llevar a cabo para mejorar las autopistas, a cambio de estatizar la concesión.

Es decir, se harán cargo de las tareas del doble carril en la ruta 11 y repavimentación, entre otras, y renunciar a cualquier resarcimiento que implique la caída de la concesión. Además, el Estado provincial se hará cargo del costo de dichas obras necesarias para mejorar los caminos que conforman el llamado Sistema Vial Integrado del Atlántico, que está conformado por las rutas provinciales Nº 2; Nº 11; Nº 36; Nº 56; Nº 63 y Nº 74 que le habían sido otorgados a sociedad por el Poder Ejecutivo mediante el Decreto N´ 651/11.

La decisión de estatizar estos caminos ya había sido anunciada en julio pasado por el gobierno bonaerense ante la falta de obras para mejorar la infraestructura de ambas trazas y fue acordada por los funcionarios provinciales, los ejecutivos de las empresas concesionarias y el gremio de cobradores de peajes. Las negociaciones fueron encabezadas por el ministro de Infraestructura y Servicio Público, Edgardo Cenzón, Ahora solo falta ahora el decreto de traspaso de la concesión firmado por la gobernadora Vidal, que podría publicarse en los próximos días.

La ruta provincial 2, que une Buenos Aires con Mar del Plata, y la 11, conocida como la ‘Interbalnearia‘, que que traslada a los turistas por las playas bonaerenses y pasa por el corazón del Partido de la Costa, de Pinamar, Villa Gessell y llega también a Mar de Plata, pasarán a ser gestionadas por Autopistas de Buenos Aires (Aubasa). Se trata de la compañía provincial que hoy tiene a cargo la concesión por el sistema de peajes de la ruta que une el sur porteño y La Plata. Tiene además control sobre la ruta 6, que une La Plata con el puerto de Zárate.

Con la incorporación de las rutas que controlaba Aumar, el gobierno bonaerense pasa a gestionar tres importantes corredores que le permiten generar un flujo de ingresos considerable. Más que nada en la 2 y la 11 durante la temporada de verano, cuando millones de autos las utilizan para pasar las vacaciones en la Costa atlántica.

Si bien no hubo información oficial, no se descarta que antes del inicio oficial de la temporada de verano los peajes puedan sufrir algún incremento. En la actualidad, los valores arrancan en los . 35 y llegan a los $ 220, según el peaje y el formato de vehículo.

El objetivo sería el de poder financiar parte de las obras que llevarán a cabo las empresas para mejorar la traza de ambas rutas. Los fondos que ingresen al tesoro provincial tanto de estas rutas como de las restantes le permitirán a la Provincia pagar salarios del personal y financiar las inversiones.

Es que, según datos del Indec, la cantidad de vehículos que usan estas rutas anualmente, superan los 15 millones. El esquema permite además tomar crédito externo mediante el otorgamiento de la garantía con los cobros futuros de peajes.