Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Paritaria ejecutiva: las empresas ofrecerán subas de hasta 32% al personal jerárquico

La mayoría de las compañías está revisando incrementos inicialmente proyectados para compensar la inflación y la fuerte suba del costo de vida

La mayoría de las empresas proyecta dos aumentos por año para su personal fuera de convenio

La mayoría de las empresas proyecta dos aumentos por año para su personal fuera de convenio

Con la inflación como variable clave, las grandes empresas proyectan otorgar, en promedio, incrementos de 32% a sus ejecutivos y personal fuera de convenio a lo largo de este año. Pero, ante la incertidumbre sobre la evolución de los precios durante el segundo semestre del año, cuatro de cada 10 empresas aseguran que están revisando su presupuesto (un 87% planea aumentarlo y un 13% disminuirlo).

Los números surgen del último relevamiento realizado por la consultora Mercer entre más de 200 grandes empresas locales y multinacionales y fueron presentados ayer en el 26º Foro de Recursos Humanos.
"Vemos un año complicado porque la previsión de incremento para el personal fuera de convenio es de 32% y el aumento del índice de precios, según distintas fuentes, se estima en un 33,4%. Y los convenios de gremios que han cerrado son más altos que 32%. Los semestrales cerraron entre 18% y 22%, lo que se debe multiplicar por dos", explicó Valeria Bohórquez, directora de Talento de Mercer para la Argentina, Uruguay y Paraguay.

Las empresas prevén dar un 19% de ajuste en el primer semestre y un 11% en el segundo semestre. Si se divide por industria, high tech es la que otorgará un mayor incremento en el año (33%), seguida por agro (32%), consumo masivo (32%), life sciences (32%), química (32%), retail (31%), energía (29%), automotrices y autopartistas (28%). La mayoría –el 72%– proyecta dos incrementos en el año. El 16% planea dar tres incrementos, el 10% un incremento y el 2% restante cuatro incrementos.

"El año anterior la proyección para 2015 era de 32% y, en promedio, terminó un par de puntos por encima en 33,6% según nuestra base de datos. Obviamente no es un censo, pero es una muestra importante", advirtió la ejecutiva.

Como compensación a la pérdida de poder adquisitivo por la inflación, la mitad de las compañías consultadas aseguró que está revisando su política de beneficios. Están implementando medidas como home office, viernes corto y licencias adicionales y modificando el beneficio de automóvil, plan médico y comedor. "Los presupuestos para ajustes en algunos casos no compensan la inflación que es alta y las empresas buscan hacer más competitivos sus paquetes de compensaciones", detalló Bohórquez.

El relevamiento de Mercer también indagó sobre las inversiones previstas por las compañías para 2016. Un 35% afirmó que realizará inversiones. De este porcentaje, un 40% invertirá en el área productiva; un 19% en nuevos productos y líneas de negocios; un 13% en nuevas tecnologías y un 10% en capacitación. Mientras que un 32% no sabe y un 33% dijo que no realizará inversiones.

"El segundo semestre se espera que sea un poco mejor que el primero; que se modere de algún modo la inflación y eso permita sentar bases para despegar en 2017. La expectativa de crecimiento de la economía para 2017 es mejor que para 2016", señaló la especialista.

En cuanto al pago de bonos pagados en 2016 –en base a los resultados del 2015–, un 45% pagó en target (100% de lo proyectado). Del resto, un 30% pagó por encima del target y un 25% por debajo. Las industrias que pagaron menos en promedio son automotrices y autopartistas, energía, logística y química. El dato destacado es que un 10% de las empresas adelantaron el pago de bonos para paliar el efecto de la devaluación y de la inflación. En promedio se adelantó 2 meses la fecha habitual de pago. "Los bonos son similares en cuanto a la relación a los targets respecto a los del año pasado", precisó Bohórquez.