Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

París será la sede de la muestra de Sergei Shchukin, el mayor coleccionista de la historia

Son 130 obras que el industrial ruso reunió durante 30 años. Estuvieron en el Hermitage de San Petersburgo y en el Museo Pushkin y ahora viajan a Francia

por  IGNACIO GUTIÉRREZ ZALDIVAR

Especial para El Cronista
0

Con un costo superior a los u$s 50 millones el próximo 22 de octubre –hay cuatro meses para verla– se inaugurará la fabulosa muestra con las obras que coleccionó Sergei Shchukin, un industrial ruso durante 30 años. Las obras no se reúnen hace un siglo que y han estado en el Hermitage de San Petersburgo y en el Museo Pushkin de Moscú.

La muestra ha sido posible gracias a Bernard Arnault y su Fundación Louis Vuitton en París, que tiene un fabuloso edificio diseñado por Frank Gehry, que fue inaugurado hace dos años luego de siete años de trabajo. El edificio tiene 11.000 metros cuadrados y se utilizó el doble de hierro que el que tiene la Tour Eiffel. Está en el Bois de Boulogne y dentro de 50 años será propiedad de la ciudad de París.

Sergei Shchukin se dedicaba a la actividad textil y en 1890 compró su primera obra a los 44 años, era una obra de Claude Monet, y continuó con obras de Paul Cezanne, Auguste Renoir y Vincent van Gogh. Fue el mecenas de Paul Gauguin y también de Henri Matisse, quien le presentó al español Pablo Picasso de quien adquirió obras de su período cubista rosa y azul.

En su Palacio Troubetzkoy en Moscú tenía distribuidas las obras en salas con cada uno de los autores. Durante 30 años, adquirió 256 obras de estos artistas residentes en París y que no tenían aún ninguna consideración por parte de los museos, ni de los coleccionistas.

Las obras que coleccionaba eran una burla para la sociedad moscovita de principio del siglo XX. En 1917, con la Revolución, Lenin expropia la colección y el Palacio. Una idea de la dimensión de su colección es que tiene 51 obras de Pablo Picasso, 37 de Henri Matisse,16 obras de Paul Gauguin (realizada en Tahití),16 de André Derain, 13 de Claude Monet, 8 de Paul Cezanne y de Albert Marquet, 7 de Henri Rousseau, 4 de Van Gogh y 3 de Renoir.

Se puede estimar en u$s 10.000 millones el valor y las 130 que estarán en exposición deben estar aseguradas en u$s 5000 millones aproximadamente. Cuando la revolución, huye a París y dentro de una muñeca de peluche lleva una gran cantidad de diamantes que le permitieron tener un buen nivel de vida durante sus últimos años. Falleció en 1936.

Otro gran coleccionista ruso fue Ivan Morozov quien trató de superar a su colega Shchukin. Reunió 600 obras, la mitad de ellas de arte ruso y el resto de arte francés, pero no superó en calidad e importancia la colección de su colega. El otro gran coleccionista fue el americano Albert Barnes quien reunió 900 obras de los mismos autores durante el mismo período. Hay que pensar que las obras de Picasso que hoy están aseguradas en u$s 50 millones les costaron no más de u$s 100.
París será una fiesta y es quizás la última oportunidad de ver estas 130 obras juntas, sin duda es la gran exposición de la década y será difícil poder superarla.