Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Para evitar los feriados largos, piden al Gobierno adelantar el Día del Padre

Comercios porteños advierten que la baja de ventas que sufren podría profundizarse si se mantiene la fecha el tercer domingo de junio ya que cae entre dos días no laborables que incentivarían el turismo de fin de semana

Para evitar los feriados largos, piden al Gobierno adelantar el Día del Padre

El origen de los festejos se remonta a junio de 1909, en Estados Unidos, cuando una mujer llamada Sonora Smart Dodd decidió homenajear a su padre, Willian Dodd, un veterano de la guerra civil estadounidense. Tiempo después, en 1966, el presidente norteamericano Lyndon Johnson instauró en ese país como fecha conmemorativa el tercer domingo de junio. En la Argentina es uno de los festejos más recientes, incluso posterior al Día de la Madre y el del Niño.

El primer festejo del Día del Padre fue un 24 de agosto de 1958, en honor a Merceditas, la hija José de San Martín, considerado ‘Padre de la Patria‘. Y sus impulsores fue el Consejo Nacional de Educación. . Y en la década del 60 se modificó la fecha en el calendario y se resolvió que las celebraciones se realicen en el mes de junio. Más precisamente, el tercer domingo de ese mes. Algunas versiones sostienen que el cambio de fecha se debe a motivos comerciales y porque pocas veces la fecha coincidía con un día domingo, tal como ocurre en Estados Unidos donde en 1966 el presidente Lyndon Johnson lo cambió para el tercer domingo de junio. Y así se adoptó en varios países como Argentina.

El paso del tiempo hizo que, además de homenajear a los padres, se popularizara la costumbre de hacer regalos por parte de las madres e hijos. En la actualidad, semanas previas al festejo abundan los avisos de ofertas, descuentos y promociones para El Día del Padre, tal como también ocurre con otras celebraciones del mismo estilo y en las cuales las marcas y las grandes cadenas de retail apoyan sus campañas comerciales para poder incrementar sus ventas y su facturación.

Pero, una entidad que agrupa a los mayores comerciantes de la Ciudad de Buenos Aires impulsa este año un cambio de fecha, tal como ya ocurrió otros años con el Día del Niño que, por ejemplo, en 2013 se llevó al tercer domingo de agosto, cuando en 2011 se había movido por las elecciones primarias de ese año. En ese momento, la iniciativa había partido de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete (CAIJ) con el objetivo de potenciar las ventas de juguetes nacionales. A modo similar, aunque en este caso, responsabilizando a los feriados largos, la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (Fecoba) pidió al Gobierno adelantar este año el Día del Padre.

Argumentan que los comercios atraviesan una coyuntura muy difícil y por eso solicitan el adelanto de la celebración al 11 de junio en lugar de mantenerlo el tercer domingo de ese mes, porque de esa forma no se superpone con el fin de semana largo.

"Este año la fecha coincide con dos feriados que harán que muchas familias tomen ese fin de semana como un feriado largo de cuatro días y dirijan el consumo hacia otros rubros", remarcó Fecoba en un comunicado enviado al ministro de Producción, Francisco Cabrera, y al secretario de Comercio, Miguel Braun. La entidad detalló que el sábado 17 de junio es el Paso a la Inmortalidad del General Güemes; el domingo 18 es el Día del Padre y el martes 20 es el Paso a la Inmortalidad del General Belgrano, Día de la Bandera.

"Si bien ese lunes 19 es laborable, muchos lo convertirán en feriado puente", advierte la entidad empresaria que también señala que ‘el festejo del Día del Padre es una de las fechas especiales de más ventas para los comercios de todo el país y, especialmente, para la Ciudad de Buenos Aires".

Fecoba puntualizó que "rubros como indumentaria, calzado, artículos electrónicos, electrodomésticos, muebles, vinos, gastronomía o artículos deportivos se mueven intensamente durante varios días". También agrega que "llevan 17 meses consecutivos con fuertes caídas en sus niveles de ventas, lo que está generando serios problemas de rentabilidad y supervivencia a miles de empresarios, y el riesgo que eso impone sobre el empleo", precisó.

En ese sentido, la carta enviada a los funcionarios sostiene que "sstamos convencidos de que el cambio solicitado será un empujón al consumo y al comercio. Posiblemente, el empujón que falta para revertir el ciclo recesivo e iniciar la recuperación de las ventas minoristas".