Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Pagan u$s 220 millones por dos distribuidoras energéticas de la provincia de Buenos Aires

Ambas compañías eran controladas por el empresario venezolano Miguel Mendoza. Operan en las zonas norte y oeste, abarcando a más de 900.000 clientes

Tras los cambios tarifarios, hay movimientos en las energéticas locales

Tras los cambios tarifarios, hay movimientos en las energéticas locales

Un grupo inversor local acaba de hacerse cargo de dos compañías energéticas que operan en la provincia de Buenos Aires en el segmento de distribución. Se trata de las empresas EDEN y EDES, que hasta hace pocos días estaban en manos del empresario venezolano Miguel Mendoza y que ahora pertenecen a Desarrolladora Energética. Este grupo es presidido por Rogelio Pagano, ex director Financiero de Edenor y miembro del Grupo Pampa, y también está formado por otros seis empresarios del sector energético. Pagaron cerca de u$s 220 millones, de los cuales u$s 120 millones fueron aportes propios de capital y el resto fue acercado por un sindicato de bancos liderado por el UBS y en el que también participó el fondo norteamericano CarVal, muy activo en la compra de bonos de empresas argentinas durante épocas consideradas duras para invertir en títulos locales.

Desarrolladora Energética ya es dueña de Edesa, la distribuidora energética de Salta. De hecho, como parte de la transacción también adquirieron el 25% de esa firma que no tenían bajo su control. Ahora, suman alrededor de 900.000 clientes en el norte y centro bonaerense y, según pudo saber El Cronista, intentarán replicar el modelo de servicios que llevaron a cabo en Salta lras el desembarco en la empresa provincial. “Son dos compañías que encajan perfectamente en nuestro perfil”, dijo Pagano a este medio. Además admitió que seguirán creciendo en el sector energético porque tenemos experiencia y nuestro modelo exitoso en Salta puede ser replicado en otras zonas”.

En el caso de EDES, su área de concesión es de 76.500 kilómetros cuadrados; 185.000 clientes y un tendido de redes que llega a los 5500 kilómetros. Por su parte, EDEN distribuye y comercializa más de 2650 GWh de energía eléctrica al año, mediante 17.780 kilómetros de líneas de media y baja tensión en un área de aproximadamente 109.141 km2, que abarca el norte y centro de la provincia de Buenos Aires. Ambas eran propiedad de Servicios Eléctricos Norte, a su vez del grupo Power Infraestructure que también es accionista de Edesa.

Mendoza ingresó al capital de EDEN en 2013, cuando le compró su parte a Marcelo Mindlin, dueño de Pampa Energía, que tenía participación en la distribuidora a través de Edenor. El inversor caribeño sumaba de esta manera su tercer activo en el sector, donde también tenía a EDES, que ahora vende, y a Edesa, que presta el mismo servicio en Salta. En esa operación y a través de la empresa Servicios Eléctricos Norte, Mendoza se quedó en ese momento con Aeseba, controlante del 90% de EDEN. Lo hizo mediante la entrega de títulos de deuda de Edenor por u.$s 80 millones, que fueron garantizados por el aporte del comprador a un fideicomiso de $ 300 millones en títulos de deuda soberana de la Argentina.

Por su parte, el fondo norteamericano CarVal Investments, que formó parte del proceso de financiamiento del deal, fue fundado en 1987, como una filial inversora del holding Cargill, del cual se independizó en 2006. Desde su fundación a la fecha ha adquirido más de u$s 17.000 millones de activos en 2700 transacciones en 35 países, que incluyen la Argentina. Gestiona u$s 10.000 millones en activos y a nivel local desembarcó en 2008, con la compra de Recoleta Mall, el shopping ubicado precisamente en ese barrio porteño que le da nombre, a través de sus subsidiaria VC1 mediante el pago de u$s 40 millones.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar