Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Operadoras de celulares reclaman reducir las regulaciones para invertir

Las empresas buscan mejorar la calidad de las comunicaciones móviles

Las empresas buscan mejorar la calidad de las comunicaciones móviles

Mejorar la calidad de las comunicaciones móviles es un desafío en un país con 44 millones de habitantes y 62 millones de líneas de telefonía celular. En momentos en que se podría empezar a discutir en el Congreso la nueva Ley de Comunicaciones Convergentes, que busca unificar las leyes de Telecomunicaciones y la de Servicios de Comunicación Audiovisual, las compañías del sector analizaron en un documento algunas propuestas para extender la cobertura y optimizar sus servicios.

"Hay que duplicar la cantidad de antenas y aprovechar mejor el espectro", apuntó Sebastián Cabello, titular de la oficina local de GSMA, organización internacional que agrupa a los operadores móviles. "Son inversiones millonarias que deben realizar las compañías en un marco adecuado provisto por el Estado", remarcó. La entidad elaboró un documento en el que destacó las "claves para la modernización del ecosistema digital".

Para expandir la cobertura de antenas, "es preciso unificar los criterios y eliminar las barreras a nivel municipal", destacó el referente de GSMA. "En el país hay 5000 municipios con regulaciones y trámites diferentes a la hora de instalarlas", ejemplificó. Según la entidad, "los permisos locales deberían aprobarse automáticamente al cumplirse los criterios básicos establecidos por la normativa nacional".

Una de las principales objeciones a la instalación de antenas en las zonas urbanas es el riesgo de que las ondas electromagnéticas tengan efectos cancerígenos. Al respecto, la OMS (Organización Mundial de la Salud), emitió un documento en 2014 en el que señaló que "no existen evidencias de los efectos nocivos de las antenas y el uso de teléfonos móviles a largo plazo", aunque se sigue investigando el tema. Al contrario de lo que el sentido común indica, "una mayor cantidad de antenas disminuye el riesgo de exposición a las radiaciones, ya que se reduce la potencia que requiere el teléfono para funcionar".

Otra de las recomendaciones fue la "reducción impositiva, que se trasladará a los precios y permitirá un mayor consumo", argumentaron las operadoras. Por último,enfatizaron la necesidad de "aprovechar al máximo el espectro radioeléctrico. Mantener parte del espectro sin utilizar es un lujo que ningún país puede darse. Y aquí quedó desierta la licitación de 4G", destacó Cabello. Sin embargo, se mostró contrario a que se utilice la banda de 700 MHz -que está en "proceso de limpieza"- para uso exclusivo de comunicaciones de fuerzas de seguridad, ya que "ningún país lo hace".