U$D

SÁBADO 15/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

Ni las cirugías plásticas se salvan del impacto del dólar alto: cayeron 20%

La mayoría de los implantes e insumos utilizados son importados, por lo que los costos de las intervenciones se encarecieron con la devaluación

Los pacientes optan por tratamientos estéticos menos invasivos

Los pacientes optan por tratamientos estéticos menos invasivos

La disparada del dólar y el freno en el consumo repercutieron en el ámbito de las cirugías estéticas. Según datos recabados por este diario entre distintos especialistas, la afluencia de pacientes para este tipo de intervenciones cayó este año entre 20 y 30%.

"Tuvimos una merma en la primera mitad del año, pero esperamos que repunte en el segundo semestre, con la llegada del verano", sostuvo Fernando Tuccillo, directivo de la Sociedad de Cirugía Plástica de Buenos Aires. "Hay un parate enorme, veremos qué pasa a partir de septiembre, octubre y noviembre, que es nuestra temporada alta", destacó por su parte Jorge Pedro, de la Sociedad de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (SACPER).

Los números hablan por sí solos. Un par de implantes mamarios tiene un valor de u$s 1100. Por lo tanto, pasaron de $ 20.000 a $ 30.000 en pocas semanas, luego de la devaluación. Algo similar ocurrió con la toxina botulínica (Botox) que se utiliza en rellenos.

"Además de los insumos, aumentaron los costos sanatoriales, los honorarios de los anestesistas y los alquileres de los consultorios, casi un 70%. No podemos trasladar estas subas a los pacientes, porque entonces una intervención que a principios de año salía $ 240.000 hoy tendríamos que cobrarla $ 750.000 ", señaló Pedro.

A esto se suma el hecho de que, al ser considerado un consumo suntuario, este tipo de prácticas no están cubiertas por obras sociales y prepagas, y muchas personas posponen su realización en tiempos de crisis, ya que priorizan otros gastos más elementales.

"También hay un público que recurre a intervenciones estéticas por cuestiones de imagen y autoestima, y otro que lo hace para sentirse mejor o darse una gratificación cuando tiene un excedente económico. En este caso, las cirugías compiten con los viajes", señaló Tuccillo.

Por el momento -según los cirujanos-, los pacientes están optando por tratamientos menos invasivos como laserlipólisis , mesotarapia o radiofrecuencia para el contorno corporal y facial, que son ambulatorios, más económicos y además se pueden abonar por sesión y en cuotas.

En tanto, los "efectos benéficos" de una devaluación, como la llegada de turistas extranjeros con motivo de hacerse cirugías estéticas en el país, aún no se manifestaron. "Eso ocurrió luego de la crisis de 2001 -rememoró Pedro-, pero el mayor negocio lo hicieron las agencias de turismo, y no los profesionales serios que no estamos dispuestos a operar un paciente hoy para que mañana viaje a Cataratas, le sacamos los puntos y a la semana siguiente está en Calafate. Porque toda intervención, aunque sea ambulatoria requiere un mínimo reposo y estar cerca del profesional por si ocurre algún imprevisto", comentó.

"Los que sí están viniendo son argentinos que viven en el exterior, y aprovechan su viaje de visita familiar para atenderse acá por la calidad del servicio y el menor costo comparado, destacó.

Con todo, los profesionales destacaron la importancia de no frivolizar el tema ni caer en las "ofertas engañosas" que ofrecen algunos centros de estética como "promociones 2x1" o "traé un amigo/a y accedé a un tratamiento gratis". "Toda cirugía estética conlleva un riesgo quirúrgico y tiene una indicación médica", advirtió Pedro.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés