Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"Me preocupa la transición, pero los cambios del Gobierno van en la dirección correcta"

Antonio Mosteiro es el gerente general de Mondelez en la Argentina, la empresa estadounidense dueña de los chocolates Milka, las galletitas Oreo y los jugos Tang, entre otros, creada en 2012 por una decisión del holding Kraft Food de dividir su negocio de alimentos. Tiene 51 años, está casado y tiene dos hijas

Pasaron siete años de los resonantes cortes de ruta en la Panamericana realizados por los empleados de la empresa Kraft Foots, la multinacional de alimentos que en 2012 decidió separar sus negocios de golosinas y agruparlos bajo la marca Mondelez. Pero de aquel tiempo a esta parte no sólo Kraft pasó a llamarse Mondelez, sino que también, entre otras cosas, cambió el gobierno en la Argentina. Antonio Mosteiro, Gerente General de Mondelez, habla de la herencia del kirchnerismo y de lo que está haciendo el gobierno de Macri.
-¿Qué le dejó el kirchnerismo y que esperan de Macri?
-El kirchnerismo como positivo nos dejó un consumo muy alto. Desde 2002 el consumo se incrementó año tras año y con consumo per cápita alto. Lo negativo es que no pudimos aprovechar la escala de una compañía como Mondelez por todas las trabas que impuso al comercio exterior y al giro de dividendos. Creo que el Gobierno actual lo que está haciendo es ordenar macroeconomicamente al país. En todas las transiciones hay un reacomodamiento de precios relativos. Los cambios van hacia un ambiente de negocios más estable. Es decir, me preocupa la transición, pero los cambios del Gobierno van en la dirección correcta.
-¿Cuáles son los cambios que van en la dirección correcta?
-Cerrar con los holdouts volvió a la Argentina al mapa financiero mundial. Primero vienen los capitales, después la inversión y eso se transforma en más trabajo. Como es de dominio público hubo varias restricciones para girar al exterior. Ya estamos al día. Fue un cambio sustancial. Nos pusimos al día con nuestros proveedores y con la casa central.
-¿Entonces van a invertir?
-Tenemos pensado expandirnos. En la planta de Pacheco estamos con una inversión para expandirnos en la línea de galletas rellenas. Este año vamos a superar los u$s 30 millones de inversión y con buenos planes hacia el futuro.
-¿Cree que se puede replicar en otras empresas?
-Indudablemente con un cambio en el frente externo, más consumo relativamente estable, más estabilidad macro, más apertura, se abre la posibilidad de sumar inversiones.
-¿No le preocupa que con estas tasas y un mundo deprimido lleguen más capitales golondrinas que capitales para la economía real?
-No, porque primero vienen los capitales financieros, pero después llegan las otras inversiones. Hay varios proyectos. Lo que pasa es que demora un tiempo. Los capitales financieros se mueven más rápido.
-¿Y qué le preocupa del Gobierno?
-Me preocupa la salida del cambio de paso. La transición, cómo se está haciendo es lo que preocupa. Porque todos queremos un crecimiento sustentable en el tiempo con desarrollo social. Al haber habido un cambio en las variables macro y cambios en los precios relativos, la transición hay que manejarla. Si hay menores fuentes de trabajo impacta en el poder de compra y se refleja en menor consumo. Pero le vamos a creer al Gobierno. Ellos nos dicen que los despidos son situaciones puntuales y en algunos sectores, y que de ninguna manera es algo generalizado.
-¿Es optimista con la Argentina?
-Soy optimista con el país. El consumo lo tenemos, el talento lo tenemos y ahora tenemos reglas claras.
-¿Qué inflación cree que va a tener el país este año?
-Estamos viendo una desaceleración de la inflación núcleo, y que esta tendencia va a continuar durante el segundo semestre. Esperamos que en esta segunda mitad baje, pero de ninguna manera vemos una inflación por debajo de 30%.
-¿Con esta inflación cómo se manejan financieramente?
-Nosotros estamos para producir y vender, somos muy conservadores. Invertimos en dólar futuro pero para protegernos, pero no invertimos en Lebacs. Hoy no tenemos ni colocación ni deuda. El negocio financiero no es clave para nosotros.
-¿El consumo seguirá alto?
-Con respecto a la actividad económica, esperamos una gradual reactivación a medida que avance el semestre, producto de un mayor consumo interno apalancado por los efectos del medio aguinaldo y de las paritarias que se han venido cerrando, como así también un mayor dinamismo de la obra pública y de la inversión privada.
-¿Este tipo de cambio le sirve?
-Entendemos que en la actualidad un tipo de cambio en el rango de 15,00-15,50 (pesos por dólar) sería un tipo de cambio de equilibrio. Obviamente el valor nominal del dólar va a depender de la evolución de la tasa de inflación y lo que pase con las monedas de nuestros socios comerciales. Brexit está adicionando volatilidad a la cotización de las divisas, fortaleciéndose el dólar a nivel mundial. Sin duda, es un factor adicional a monitorear de cerca en las próximas semanas.
-¿El blanqueo puede ayudar a la industria local?
-Si bien se pueden tener diferentes posiciones frente al blanqueo (quienes cumplen habitualmente con el pago de impuestos seguramente lo pueden ver como un beneficio para los no cumplidores), sin dudas los efectos sobre la actividad eco nómica van a ser muy positivos. Por un lado, se espera que ingrese al circuito formal de la economía una cantidad significativa de ahorros que estaban fuera del sistema, lo que va implicar una mayor disponibilidad de recursos para financiar, a tasas de interés más bajas, el crecimiento de la actividad. Por otro lado, el blanqueo va a contribuir a mejorar la situación fiscal al recaudar más impuestos al momento de acogerse al blanqueo y, posteriormente, por los pagos de tributos en períodos sucesivos al estar los importes "blanqueados" dentro del circuito formal de la economía. Como empresa que cumple puntualmente con sus obligaciones fiscales, estamos a favor de las iniciativas tendientes a reducir los altos niveles de informalidad de la economía que, además del impacto macroeconómico, producen una competencia desleal entre quienes cumplen con sus obligaciones y aquellos que no lo hacen.