Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"Los hoteles de lujo independientes deben unirse para sobrevivir"

por  NURIA REBÓN

nrebon@cronista.com
0

La hotelería está en pleno proceso de concentración global. Las grandes cadenas compran rivales, como Marriott, que se quedó con Starwood; o adquieren pequeñas cadenas locales. En este contexto, "la única forma que tienen los hoteles de lujo independientes de sobrevivir es trabajar juntos, ser interdependientes", destacó Andrea Kracht, director de The Leading Hotels of the World (LHW), colección de hoteles de lujo independientes, que reúne a más de 375 establecimientos en el mundo, seis de ellos en la Argentina: Alvear Palace , Alvear Art, Faena, Llao Llao (Bariloche), Arakur (Ushuaia) y The Vines Resort (Mendoza).

El ejecutivo, dueño de un hotel de lujo en Zurich (Baur au Lac), pasó por el país para participar de la Convención Anual de LHW, que tras más de 20 años volvió a realizarse en Buenos Aires. LHW reúne a hoteles independientes, en su mayoría familiares, que comparten "la calidad de servicio pero cada uno con su autenticidad", aclaró Kracht. Con 350 empleados y oficinas en 24 ciudades, posee un sitio de reservas visitado por 6 millones de usuarios.

–¿Hay más hoteles argentinos interesados en integrar LHW?
–Buscamos nuevas oportunidades, pero queremos estar seguros de que los hoteles son independientes y cumplen con los estándares de calidad y autenticidad. En 2014 se sumaron The Vines (Mendoza), y Arakur (Ushuaia). Hay más hoteles interesados, pero valoramos las relaciones a largo plazo.

–Hay una creciente concentración. ¿Pueden sobrevivir los hoteles de lujo familiares?
–En todos los niveles hay concen
tración. Marriott compró Starwood; Intercontinental, Kimpton Hotels en EE.UU.; Accor, FRHI Hotels & Resorts. Esta consolidación también se da en los sitios de reservas online. Para nosotros es fundamental la asociación; al ser interdependientes podemos trabajar en ciertos aspectos, juntos somos mas fuertes que si lo hacemos solos. Mi hotel vende a través de Leading y en forma independiente; pero no podría solventar oficinas en todo el mundo ni los costos online, para eso está Leading. Gracias a esta interdependencia podemos seguir siendo independientes y no ser comidos por los grandes tiburones.

–¿Cuáles son los puntos fuertes de LHW para la supervivencia de estos hoteles?
–Tenemos la autenticidad que los viajeros de lujo piden hoy. Con una cadena se sienten seguros porque saben qué encontrarán al viajar. Pero los jóvenes son más curiosos, buscan hoteles más auténticos y locales. Hoy en día todo es muy global y similar en todos lados, uno no quiere siempre lo mismo. Por eso podemos sobrevivir. Nuestro programa de fidelidad, Leaders Club, es nuestro pilar; la lealtad es nuestro éxito futuro. Los huéspedes dicen que lo que más valoran es el reconocimiento personal, no ser un número, hablar con gente y no con máquinas, como sucede en algunas empresas. Como somos independientes es más fácil tener una relación más personal. Compartimos información sobre los huéspedes, para darles servicios según sus preferencias. Grandes empresas van a invertir millones en tecnología y hoteles. La única chance de sobrevivir para los hoteles más chicos es trabajar juntos. Juntos somos grandes.

–¿El costo es muy alto?
–Las cadenas cobran un alto precio por el management. En nuestro caso el retorno de la inversión es alto. Por cada dólar invertido en LHW, retornan u$s 14 al hotel. Nuestra meta es llegar a u$s 20 de retorno.