Los hoteles de lujo bajan sus tarifas, pero los turistas extranjeros eligen los de menor categoría

Aún no recuperan el nivel de 2011, previo a la caída del turismo internacional. Resultan beneficiados los establecimientos de tres y cuatro estrellas porteños, que ven crecer su demanda

El arribo de turistas extranjeros volvió a crecer desde el año pasado, tras la caída registrada desde 2012. Sin embargo, los hoteles cinco estrellas porteños no recuperan huéspedes ni tarifas en igual medida.
Entre enero y abril, los hoteles de lujo vieron caer su ocupación un 1,2%, contra igual lapso de 2014, a 59% del total de habitaciones, mientras que su tarifa promedio bajó un 3,4% en el mismo lapso, a 174 dólares. Entre 2012 y 2014, la ocupación de estos establecimientos ya había caído un 8%, a 60%, mientras que sus tarifas promedio en dólares habían bajado un 4%, de u$s 184,2 a u$s 177, según un estudio realizado por la consultora hotelera HVS y HotelInvest, en asociación con la empresa STR Global.
Pero mientras este segmento de alta categoría sigue sin recuperar huéspedes pese a haber reducido su tarifa, los tres y cuatro estrellas internacionales vuelven a tener mayor demanda y, con ello, logran reajustar sus precios, según el estudio.
"Los turistas que vienen a la Argentina lo hacen más por placer. Las estadías son más cortas pero, sobre todo, cayó el turismo corporativo porque no hay un buen clima de negocios. Además, a nivel internacional las empresas redujeron costos y envían a sus ejecutivos a hoteles menos lujosos. Por eso los hoteles de mayor categoría pierden ocupación, mientras que los otros segmentos (tres y cuatro estrellas) captan al turista de placer y a los corporativos que iban a los de lujo", explicó Fernanda LHopital, directora asociada de HVS South America.
De hecho, los hoteles de tres y cuatro estrellas mejoraron un 6% su tarifa promedio entre enero y abril, a u$s 81, frente a igual período de 2014, mientras su ocupación se contrajo apenas un 0,6%, a 64%. Entre 2012 y 2014, la mejora fue de 8% en ocupación (de 64% a 69%), casi en igual porcentaje de lo perdido por los establecimientos de mayor categoría. Fue esa demanda creciente la que les permitió volver a ajustar tarifas este año, ya que entre 2012 y 2014 el precio promedio había caído un 15%, de u$s 95 a 81 dólares.
En cuanto a los ingresos por habitación disponible, el RevPAR (variable que tiene en cuenta el valor pagado en función de todas las habitaciones, no sólo las ocupadas), este año los hoteles porteños de mayor categoría promediaron u$s 102,2 hasta abril, contra u$s 107,1 de un año atrás. En 2012 esa variable, que sirve a las empresas para ver cómo mejorar ocupación a una tarifa aceptable, se situaba en u$s 119, y cayó un 11% hasta 2014, a u$s 106.
En tanto, en los tres y cuatro estrellas el RevPar mejoró este año 5,7%, a u$s 52 en el acumulado a abril de 2014, al mejorar tarifa sin resignar casi ocupación. De 2012 a 2014 había caído un 8%, de u$s 61 a u$s 56.
En el primer cuatrimestre, marzo fue el mes de peor desempeño, según el estudio. Registró la menor ocupación contra igual mes de 2014, "con -8,9% para el segmento de lujo y superior, y -6 % en el resto del mercado", precisó Patricia Boo, Senior Business Development Manager de STR Global. "El el segmento de lujo y superior, la tarifa promedio refleja una caída con respecto a 2014 en todos los meses del año menos en enero, mientras que en el resto del mercado creció en todos los meses de 2015, alcanzando u$s 80,7 en el acumulado de enero a abril", agregó Boo.
El dato coincide con los números de la Encuesta Internacional de Turismo (ETI) del Indec. Mientras en enero y febrero la llegada de extranjeros creció 5,4% y 9,7%, respectivamente, en marzo hubo una caída de 5,4%. De todos modos, el primer trimestre cerró con un alza en los arribos de 3%, que se suma a la mejora de 2014, de 3,4%.
La tendencia sería similar para el resto del año en ocupación y tarifas. "El segundo semestre siempre es mejor que el primero, pero no se esperan grandes cambios. Hay que ver qué sucede con las elecciones; los de lujo seguirán complicados, sin cambios o con leves bajas, afectados por el clima de negocios. Y los tres y cuatro estrellas, recuperando tarifa por su buen nivel de ocupación, de 69% promedio", comentó LHopital.
Pero, a pesar de que no recuperaron sus niveles de 2011, previo a la caída del turismo internacional, la situación de los hoteles porteños no es crítica. "Pese a todo, la Argentina tiene casi la misma cantidad de turistas extranjeros que Brasil. Y si bien la ocupación bajó, tampoco es mala, es razonable. Las tarifas, sí, están por debajo de lo que podría esperarse para Buenos Aires", aclaró LHopital, de la consultora HVS.
Tags relacionados