Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Los dueños de Vicentin ofrecen u$s 100 millones para comprar el negocio de flanes y yogures de SanCor

Vicentín Family Group acercó la propuesta a los propietarios de la cooperativa. La semana próxima, una asamblea de accionistas de la láctea deberá aprobar o rechazar la operación

por  ANDRÉS SANGUINETTI

Subeditor de Negocios asanguinetti@cronista.com
0
Los dueños de Vicentin ofrecen u$s 100 millones para comprar el negocio de flanes y yogures de SanCor

Un fondo inversor local, integrado por la familia dueña de la empresa agroindustrial Vicentín acaba de presentar una propuesta formal para quedarse con la mayoría accionaria de SanCor. Se trata del Vicentín Famly Group, que está dispuesto a pagar u$s 100 millones comprar acciones representativas del 90% del capital y votos de Alimentos Refrigerados S.A (ARSA), que tiene a su cargo la producción y venta de los productos frescos de la láctea.

La oferta será discutida por los accionistas de SanCor la semana próxima durante una multitudinaria asamblea que se llevará a cabo en la ciudad de Sunchales y en la cual en gran parte estará en juego la supervivencia de la compañía. La reunión será crucial y de su resultado estarán pendientes 4600 empleados y 1600 tambos de Santa Fe y Córdoba, a los que el complejo lácteo le compra su producción.

Es que el segmento de frescos es el negocio más rentable de SanCor, que hoy atraviesa una fuerte crisis financiera que se inició luego de no haber podido cobrar una fuerte deuda que acumula el gobierno de Venezuela por el envío de leche en polvo a ese país. Si durante la asamblea se aprueba la operación, SanCor pasará a controlar nada más que la producción de leche, para la que todavía no ha encontrado un comprador ya que tiene muchas posibilidades de ser vendida también. En tanto, Vicentín sumará a sus actuales operaciones agropecuarias la elaboración y venta de yogures, flanes y postres hoy bajo la marca SanCor.

También se quedará con dos plantas en Arenaza, provincia de Buenos Aires; y Córdoba; Además deberá incorporar hasta un máximo de 500 personas vinculadas a este negocio. Y tendrá que permitirle a SanCor la chance de recomprar el 39% de ARSA, de modo que si se ejerce totalmente la opción, SanCor pase a ser titular del 49% del capital. Además, Vicentín tendrá que contratar los servicios de SanCor para el suministro de leche líquida para fabricar los productos frescos y también la distribución de la mercadería y su venta al canal de retail.

La operación se enmarca en el proceso de reestructuración encarado por SanCor para intentar sobrevivir a su situación financiera, afectada por un pasivo de $ 1500 millones. En el primer trimestre de este año informó pérdidas por $ 1527 millones, que representan un 316% más que los $ 367 millones de igual período de 2015.
Sus problemas se profundizaron con la emergencia hídrica que vive Santa Fe, ya que perdió el 50% de la producción y, al mismo tiempo, el tarifazo eléctrico del 500% provocado por la quita de subsidios llevó a la cooperativa al borde del quebranto.

Su escenario le impide sostener su actual estructura comercial de 4700 empleados y 17 plantas en Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires.

Incluso negocia con el Banco Nación la refinanciación de deudas a cuenta del fideicomiso entre Argentina y Venezuela constituido en el organismo. El gobierno de Nicolás Maduro, que debía u$s 158 millones por el envío, a principios de año, de 40.000 toneladas de leche en polvo, depositó una parte del dinero.

Además de frescos y leche, SanCor también controla otras dos áreas vinculadas a quesos y subproductos como dulce de leche, crema y manteca. Según la propia compañía, se encuentra inmersa en un fuerte plan de reestructuración "tendiente a su reconversión y a la sustentabilidad de la empresa en el largo plazo". El proceso comprende reemplazar gradualmente las exportaciones de leche en polvo a Venezuela, por exportaciones de leches infantiles a China/Asia. También la posibilidad de eficientizar las operaciones a través de la concentración de plantas, e incorporación de nuevas tecnologías por u$s 50 millones.