Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los dueños de Paty planean cerrar dos de sus plantas en Brasil

El holding, con fuerte presencia en Argentina, enfrenta problemas para mantener activas algunas de sus líneas de producción. Serán discontinuadas aunque de manera temporal

En la Argentina, BRF anunció inversiones por u$s 292 millones

En la Argentina, BRF anunció inversiones por u$s 292 millones

Ambicioso y pujante en la Argentina, BRF, el principal exportador avícola del mundo, enfrenta un panorama preocupante en su tierra natal. Según difundió la agencia Reuters, el grupo brasileño está por cerrar dos plantas procesadoras, por lo menos temporalmente, con el objetivo de recortar costos, ante la escasez de maíz que afronta ese mercado. Esa falta, llevó los costos del alimento para animales a niveles récord, afirmó la compañía.

Las dos plantas afectadas por la situación son la línea de producción de Jataí, en el estado de Goiás, en el centro oeste de Brasil, que estará inactiva hasta el 30 de junio. La otra en Lajeado, en Rio Grande do Sul, que lo hará desde el 18 de julio al 31 de julio, período durante el cual los trabajadores permanecerán de licencia no pagada. Según destacó Reuters, en la planta de Jataí, la unidad de procesamiento de alimentos para animales de todas formas seguirá funcionando.

Además de estas dos medidas, se afirma que se están revisando también las operaciones en la planta de Uberlándia, en el estado de Minas Gerais, que estuvo reduciendo la producción gradualmente desde el 5 de junio.
La situación se enmarca dentro de una industria de la carne que viene reduciendo márgenes en el gigantesco mercado brasileño, en los últimos meses (hasta un 15% de capacidad), por la caída de la demanda interna y la escasez de maíz.

Además, contrasta con los recientes anuncios de inversión que realizó el grupo en la Argentina, donde es dueña de empresas insignia del mercado local como Paty; Good Mark; Dánica; Delicia; Manty; Vieníssima y Bocatti, entre otras. La cúpula de la alimenticia, liderados por Abilio Diniz, presidente Global del Consejo de Administración, presentó recientemente a Mauricio Macri un proyecto de inversiones por u$s 292 millones para este año, con el objeto de expandir su operación local y consolidar una plataforma exportadora a nivel global.

El grupo desembarcó en el país en 1992 trayendo la marca de embutidos Sadia, y hasta la fecha lleva invertidos cerca de u$s 600 millones en la compra de distintas empresas. Las últimas, cerradas este año, fueron Campo Austral y el fabricante local de fiambres premium Bocatti. Se trata de uno de los grupos agroindustriales más grandes del mundo, con mayores exportaciones en el segmento aves y porcinos, y con presencia en 120 países, con más de 100.000 empleos directos a nivel mundial.