Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Lejos de la igualdad: las CEOs ganan 11% menos que sus colegas hombres

Dentro de las compañías, la mayor diferencia salarial se da en las posiciones de analista, donde las mujeres ocupan casi la mitad de los cargos (44% del total) pero ganan un 15% menos que los varones. A nivel global, se estima que las mujeres tienen más posibilidades que los hombres de ser contratadas en niveles ejecutivos, pero que luego abandonan más que ellos

Lejos de la igualdad: las CEOs ganan 11% menos que sus colegas hombres

Para las mujeres argentinas, llegar a los puestos más altos dentro de las organizaciones sigue siendo un desafío difícil de lograr. A pesar de algunos avances, son pocas las que lo logran. En el mercado local, sólo el 17% de los puestos de "director" dentro de las compañías son ocupados por mujeres. Pero las que finalmente acceden a esos lugares ganan un 11% que sus colegas hombres, a pesar de estar en la misma posición.

Los números corresponden al último relevamiento de la consultora Mercer, realizado en noviembre de 2016 entre más de 430 empresas que operan en el mercado argentino. Así, las mujeres ocupan apenas el 24% de los cargos de gerente senior, pero con una salario 10% más bajo que los varones en la misma posición. En el caso de los puestos de gerente, son el 29% pero con un salario 8% más bajo que los hombres. En el escalón de supervisores, la proporción es 28% de mujeres versus 72% de hombres, y la brecha salarial es de 5%, a favor de los varones. La mayor diferencia salarial se da en las posiciones de analista, donde la mujeres ocupan casi la mitad de los cargos (44% del total) pero ganan un 15% menos en promedio.

La consultora también elaboró un encuesta, pero a nivel global, con el nombre "Cuando las Mujeres Progresan" y una de sus conclusiones fue que las mujeres tienen 1,5 veces más posibilidades que los hombres de ser contratadas en niveles ejecutivos, pero abandonan los niveles más altos 1,3 veces más que ellos. El estudio fue elaborado entre 600 firmas internacionales que emplean a 3,2 millones de personas, incluidas 1,3 millones de mujeres.

"Muchas mujeres llegan a los mandos medios y abandonan su puesto para cuidar a los hijos durante unos años. Hay que trabajar en la retención de toda la dotación aunque no es necesario homologar toda la plantilla de beneficios. Debemos incorporar mecanismos flexibles para retener a esas mujeres", expresó Ana María Weisz, directora de Retiro de Mercer para Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay Uruguay. "El talento será escaso y las proyecciones de graduación se dan como curva creciente en mujeres. ¿Dejaremos ir al talento que será vital para la continuidad de nuestro negocio?", agregó.

El informe también destaca la representación insuficiente de las mujeres en la fuerza laboral a nivel global e indica que si las organizaciones mantienen el ritmo actual de progreso, la representación femenina alcanzará sólo el 40% a escala global en los niveles profesionales y gerenciales en el año 2025.

Con todo, desde algunas empresas surgen iniciativas para igualar las oportunidades. Un listado elaborado por Andrea Grobocopatel, presidente de la Fundación Liderazgos y Organizaciones Responsables; Brenda Barán, experta en headhunting de Glue Executive Search; y Virginia Genovesi, senior business partner en Tenaris destaca los casos de los programas de mentoreo internos –con tutores que acompañan desde el ingreso– o en alianza con otra organización externa. Y opciones como los programas de capacitación de formación específica, los círculos de intercambio y networking periódicos entre distintos niveles y los Maternity Coaching, programas específicos para acompañar a las mujeres ejecutivas antes, durante y luego de la maternidad.

"La cultura corporativa, el estilo de liderazgo e incluso el pool de beneficios que se ofrezcan tienen un impacto significativo sobre la carrera. Para una mujer que eligió ser madre y quiere seguir ascendiendo, que la compañía apueste por su crecimiento, le brinde flexibilidad y la motive a liderar, es probable que la estimule a generar mejores resultados", señaló Barán.