Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Las ventas privadas impulsan el negocio de las grandes casas de subastas

Christie’s, Sotheby’s y Phillips sobresalen entre los 4500 salones de venta de arte que operan en el mundo. Con operaciones por u$s 9000 millones al año, crecen cada vez más las subastas donde no se baja el martillo

por  IGNACIO GUTIÉRREZ ZALDÍVAR

Especial para El Cronista
0

Nadie podía prever cómo crecería el mercado en todos estos años. Por más que en la actualidad existan 4500 casas de subasta alrededor del mundo, el gran volumen de ventas en el mercado global occidental se lo distribuyen solamente entre tres; Christie’s, Sotheby’s y Phillips. Pero además, ahora casi un 25% del total está en manos de casas de subastas chinas, algo también impensado hace unos años atrás.

En 1996, las operaciones generadas por estas sociedades sumaban un valor conjunto de u$s 1500 millones en el año, mientras que en la actualidad esa suma ya supera los u$s 9000 millones. Es decir seis veces más.

En 2006, ya las ventas llegaban a los u$s 6400 millones, con lo cual en la última década las operaciones han aumentado un 56 por ciento. Desde nuestra opinión, creemos que vendrán años más tranquilos y que el volumen de ventas se estabilizará y dejará de crecer en tan alto porcentaje como nos tiene acostumbrado. Se puede recordar que malos fueron tanto el 2002 como el 2009, en el primer caso por las Torres Gemelas, y en el segundo por efecto de la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008.

Es marcado el porcentaje de lotes sin vender en esos años que llegó en algunos casos al 40% de lo ofrecido, cuando lo normal es en el orden del 30%. Hay que pensar que no todo son millones de dólares y que el 80% de lo que se vende es en menos de u$s 7000 por lote.

Fue 2014 el año de mayores ventas con más de u$s 12.000 millones entre las tres principales casas de subasta. El año pasado se llegó a u$s 9000 millones y en promedio han sido un 22% menos las ventas en el último año. El único motivo es la falta de oferta de importantes obras y también las bases que reclaman los vendedores que hacen en muchos casos, poco atractiva la venta en subasta. Los que consignan obras importantes piden garantía de venta y un 30% de los lotes la tiene. En caso de no venderse, las compran las casas de subasta con el correspondiente costo. Los mayores precios se logran en ventas privadas. Por ejemplo, Gauguin de u$s 300 millones; Pollock y De Kooning en u$s 500 millones; Klimt de u$s 170 millones; Roy Lichtenstein, de u$s 150 millones y otro Klimt en misma cifra son algunas de las ventas privadas conocidas en el último año. También un Da Vinci en u$s 120 millones y un yeso de Picasso incluso en más.

Por lo tanto, el volumen crece pero en las operaciones privadas. El año pasado Chrisitie’s vendió por u$s 950 millones en operaciones de este tipo. Es decir, fuera del martillo, ventas que ya le representan un 20% de todas sus operaciones, y este departamento vende cada año un 25% más.

En este marco, el mercado es muy transparente. Antes nadie tenía página web y hoy el 99% de las casas de subasta la tienen y las ventas online se duplican cada año, hasta se vendió un anillo online en u$s 3 millones. Lo importante es que el 33% de los compradores son nuevos, y esto demuestra que la demanda está firme, aunque la oferta esté en baja. En este escenario, Sotheby’s quiere ser líder del mercado y el año pasado compró una empresa de asesoramiento en arte contemporáneo en u$s 80 millones. También el Índice de precios históricos Moses e incluso una empresa de análisis científico de las obras para evitar fraudes y tener certeza de lo que ofrece.

Los inversores en la bolsa la ven con futuro y su acción subió un 70% en un año. Pienso que las estrellas de la próxima década serán las operaciones de los chinos, que han creado numerosos museos y que tienen como atractivo la compra de arte de Occidente.