Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Las automotrices reclaman reformas impositivas para que la industria repunte

Los presidentes de las principales terminales son optimistas para 2017 pero con cautela. Coinciden en que por alta presión tributaria el despegue no llegará en el corto plazo

Las automotrices reclaman reformas impositivas para que la industria repunte

En el panel que abrió el 9º Encuentro de los Lideres organizado por El Cronista en La Rural, hubo consenso del sector en pedir al Gobierno que recree un contexto de mejor competitividad, desde diferentes ángulos, incluso con un ajuste en el tipo de cambio. Participaron de la mesa automotriz Luis Fernando Pelaez, presidente de Renault; Daniel Herrero, titular de Toyota; Enrique Alemañy, CEO de Ford; Cristiano Rattazzi, titular de Fiat Chrysler, y Pablo Di Si, a cargo de Volkswagen.

Todos sugirieron que habrá crecimiento muy moderado. Y cuando el secretario de Redacción de El Cronista, Walter Brown, como moderador del panel preguntó qué hace falta para un repunte, Rattazzi dijo que el país "tiene niveles de competitividad muy bajos comparado con vecinos como Brasil o México". Pidió al Gobierno trabajar sobre Ingresos Brutos que "porque es un mal impuesto y se puede sustituir por uno a la renta final". Y calificó de "absurdo" al de créditos y débitos.

En tanto Pelaez prefirió admitir que el Gobierno "no puede resolver todos los problemas de competitividad" y dijo que esa tarea "debe empezar por cada fábrica". Expresó que "Renault trabaja para que la planta sea muy competitiva incluso frente a nuestras fábricas de otras partes del mundo". Los costos de producción local son para este ejecutivo los que afectan la competitividad. "El 60% del valor de un auto lo generan las piezas. Por lo tanto, todo el trabajo que se haga en el desarrollo de la cadena de autopartes es importante y nos va a dar fuerza para exportar. Además están los costos logísticos que deben mejorar como los de transporte, aduanas y puertos".

También se refirió al peso impositivo. "En toda la cadena un auto tiene de impuestos el 55% del valor", dijo. Por su parte, Herrero sostuvo que en los procesos por los que pasan desde las materias primas al auto terminado para exportar se paga cinco veces Ingresos Brutos. "Es burocracia y costo impositivo que se deben arreglar", reclamó. Agregó que "si Argentina quiere ser exportador global debe hablar de productividad y con los sindicatos de cultura del trabajo, de ausentismo y de cómo se mide la productividad en relación a México o Tailandia".

Para Alemañy, los gremios saben que el costo de la mano de obra es tres veces mayor que en México y Brasil. "Si además no se negocian los convenios y hay ausentismo se hace difícil competir", agregó. Coincidió en que la estructura fiscal "es muy alta" tanto interna como externa. "Estamos exportando impuestos", graficó. En cuanto a la logística, comentó que hay proveedores del interior que por el valor del flete les resulta más barato importar por mar.

Otro tema de debate en el panel fue Brasil, aunque con un impacto de diferente gravedad según la empresa. Alemañy aseguró que en Ford "se compensó el impacto con el mercado interno y el crecimiento en las ventas a otros países". Igual recién espera una recuperación de Brasil para el segundo semestre del año, por lo que habrá un crecimiento local "muy moderado". Ratazzi consideró "error estratégico" depender de Brasil ya que su empresa exporta allí el 80% de su producción.

Para Volkswagen el panorama es diferente porque exportan a 76 países. "Hay sectores donde somos competitivos como China al que le vendemos 120.000 cajas por año", dijo Di Si. Pero reconoció que cuando se depende de Brasil "por más que se desarrollen otros mercados no se llega a compensar".

En este marco y siempre polémico, Rattazzi no le escapó a la mención del tipo de cambio. Dijo que "un dólar a $ 17,50 no sería disruptivo y estaría en linea con lo que hicieron Brasil y México". Aún así, señaló que "veremos el dólar más cerca de $ 15 aunque ese tipo de cambio genere un problema enorme de competitividad y de posibilidad de exportaciones". Igual advirtió que "no es momento para un cambio atrasado".

En tanto, Di Si señaló a la inflación como el principal mal de la economía y la industria. "El Gobierno está tomando medidas correctas que son muy dolorosas para mucha gente pero necesarias", se sinceró. Y se esperanzó en que el año que viene la inflación sea de 17% "para ir desacelerando este ritmo que no es sustentable".

Pelaez agregó que "por cada punto de inflación que se suma es un punto de competitividad que bajamos". Según su criterio, el Gobierno, a través del Banco Central, debe trabajar en reducir la inflación a un dígito. En tanto, Alemañy dijo que si se baja la tasa de interés que mejora los créditos, y se trabaja sobre la inflación, "las ventas van a crecer". Rattazzi fue más cauto al creer que se van a mantener las ventas de este año. Su colega Di Si confía en que el campo impulsará las ventas y el blanqueo inyectará más dinero.