EN EL PA S VECINO PREVÉN PARA ESTE AÑO UNA RETRACCIÓN EN LAS VENTAS DE AUTOS MAYOR AL 23% RESPECTO DE 2014

Las automotrices argentinas redefinen la producción por la fuerte caída de Brasil

Suspensiones, retiros voluntarios, cambios en la cantidad de unidades diarias producidas, todo vale para paliar la baja del país vecino que representa el 80% de las exportaciones

Si existía alguna duda sobre la veracidad del dicho que reza que si "Brasil se resfría la Argentina sufre una pulmonía", no hay más que prestar atención a lo que sucede en el sector automotriz de ambos países para entender lo que esconde esa frase. El gigante del Mercosur está atravesando por uno de sus peores momentos de los últimos años. El gobierno de Dilma Rousseff está encarando una fuerte devaluación y tratando de capear una crisis de credibilidad, lo que no hace más que enfriar el mercado interno. En el sector automotriz esto se tradujo en que durante septiembre pasado se produjeron 174.200 vehículos, lo que mostró una retracción de 42,1% respecto de los 0 km fabricados en igual mes del año pasado.


Según explicó Luiz Moan, presidente de la Associação Nacional dos Fabricantes de Veículos Automotores ( Anfavea), el mes pasado fue el peor septiembre de los últimos 12 años. Y esto hizo que se modifique la previsión de caída para este año que pasó de 20,6% a 23,2 por ciento.


A esto se le suma que Brasil sigue devaluando su moneda, el real acumula un 32% sólo en 2015 lo que hace que los 0 km, un producto totalmente dolarizado, fabricados en la Argentina pierdan competitividad. En medio de todo esto y mientras los sindicatos brasileños acuerdan con cada una de las marcas la menor cantidad de despidos posibles a través de un plan financiado por el gobierno, las 11 automotrices que operan en Argentina y que tienen en Brasil al comprador del 80% de las exportaciones, están llevando adelante diferentes planes para tratar de evitar una mayor profundización de la crisis que ya significó una caída en las ventas al vecino país de alrededor del 30 por ciento.


Un ejemplo de esto fue lo que ayer publicó El Cronista respecto de Ford, marca que decidió suspender a un grupo de empleados hasta fin de año de su planta de Pacheco y abrir un plan de retiros voluntarios.
El 70% de la producción local de la marca del óvalo durante el 2014 tuvo como destino las concesionarias brasileñas, por lo que la caída de 30% en las exportaciones al vecino país la golpea fuerte.


Lo mismo le sucede a Volkswagen (VW), que decidió frenar varios días la fábrica de cajas de cambios que posee en Córdoba y que encuentra en el Gol que se produce en Brasil su principal comprador. La francesa Renault, en tanto, decidió ajustar la capacidad diaria de su planta de Santa Isabel, en Córdoba. Así, la marca francesa, que venía fabricando 370 unidades diarias, bajó a 345 vehículos por jornada laboral. "La intención es evitar suspensiones, y la opción más viable fue modificar la cadencia", explicó una fuente de la compañía gala.


Otra de las marcas que tiene su planta en la provincia mediterránea es Fiat. La italiana posee una fuerte dependencia de las compras desde el vecino país por lo que la crisis brasileña golpea con fuerza en el plan que tenía para el 2015. En este caso, lo que hizo Fiat fue reprogramar las exportaciones ajustadas a la nueva realidad de Brasil lo que se tradujo en parates de un día a la semana.

Por su parte, la estadounidense General Motors (GM) también quedó atrapada de la caída de los pedidos del vecino país y decidió suspender la producción de un día a la semana en la planta que tiene en las cercanías de Rosario, Santa Fe. "Se monitorea diariamente lo que sucede en Brasil, y mientras tanto se mantendrá este esquema", confió a este diario una fuente de la compañía.

Tags relacionados