EJECUTIVOS DE LAS PRINCIPALES EMPRESAS DEBATIERON SOBRE LA REALIDAD DEL SECTOR

Las automotrices anticipan una caída en las ventas de 250.000 autos para este año

El panorama será de mayor oferta que demanda. Preocupan la reducción del mercado brasileño, las dificultades para la financiación y la mejora de la competitividad

El mercado automotriz enfrenta un año difícil. Los principales desafíos e interrogantes para el sector durante este año pasarán por una caída en las ventas de vehículos en Brasil, país al cual se dirige el 95% de las exportaciones de autos fabricados localmente; las dificultades para sostener los planes de financiación, que el año pasado movilizaron el 40% de las ventas; y la mejora de la competitividad, con el objetivo puesto en dar un salto a nuevos mercados, fuera de la región.

En este sentido, referentes del sector coincidieron en que este año el mercado cerrará con una cifra de entre 700.000 y 800.000 unidades patentadas, lo cual representa una caída de 250.000 vehículos con respecto al año anterior, cuando se patentaron 950.000 unidades.

Las predicciones surgen de un encuentro que compartieron ayer los número uno de Ford, Renault y PSA Peugeot Citroën para analizar la visión de la industria sobre la realidad del mercado. La charla formó parte de los Seminarios El Cronista y Apertura de la Expo EFI (Economía, Finanzas e Inversiones) organizada por Invecq.

"Por ahora, la caída en la producción es de 10%, y en ventas de 25%. Estamos haciendo frente a eso. Aunque enero y febrero no son meses significativos porque muchas fábricas cierran por vacaciones y mantenimiento, pero vemos que en marzo se mantiene esta tendencia de caída", señaló Luis Ureta Sáenz Peña, presidente de PSA Peugeot Citroën Argentina.

El panorama para 2014 será de mayor oferta por las inversiones que las empresas automotrices vienen realizando en los últimos años que demanda. "Esto nos va a requerir un gran esfuerzo. La capacidad instalada actual es mayor que en 2010 y el punto de equilibrio del negocio hoy es más alto", sintetizó Enrique Alemañy, presidente de Ford para Argentina y Chile, quien también advirtió que la caída de la demanda generará una pelea muy fuerte entre las empresas por el mercado.

"El 2014 no es un desastre pero es un año de ajuste. Es muy distinto a 2013, que fue excepcional", sintetizó Thierry Koskas, presidente y director General de Renault Argentina. "Una cifra de 700.000 unidades permite que las fábricas sigan produciendo", advirtió. Para el ejecutivo, un año de ajuste no cambia la perspectiva a largo plazo en cuanto a que la Argentina es un mercado con potencial.

Los directivos también estuvieron de acuerdo en que el nuevo impuesto a los autos de alta gama impactó a unos 30.000 vehículos sobre el total de patentamientos realizados hasta ahora, pero también advirtieron que tuvo un fuerte impacto en todo el segmento premium, con una caída del 80%. También reconocieron que generó un gran desconcierto entre los compradores que no contaban con información sobre el precio real de los autos. "Pedimos que se bajen estos impuestos. Esperamos que en estos días se pueda dilucidar algo porque este desconcierto no es bueno", dijo Ureta Sánez Peña.

No es fácil hacer pronósticos en la Argentina. Menos de mediano plazo, pero consultados sobre cómo evolucionará el mercado en 2015, apostaron por una mejora. "La incógnita es el ingreso de dólares, lo que nos permitirá sostener el crecimiento", concluyó Alemañy.

Tags relacionados