POCO INTERÉS DE LOS INVERSORES POR BONOS DENOMINADOS EN PESOS Y A CORTO PLAZO

La volatilidad cambiaria le frenó a Mindlin la búsqueda de fondos en los mercados

El dueño de Pampa Energía iba a emitir Obligaciones Negociables por hasta u$s 500 millones. Ahora no tiene plazo de colocación y esperará un mejor escenario

La fecha establecida era ayer jueves cuando Pampa Energía debía comunicar el resultado de la colocación de una serie de Obligaciones Negociables (ON) que la semana pasada había lanzado para colocar entre inversores locales y extranjeros por u$s 250 millones. Pero la volatilidad de los mercados, en especial de los bonos en pesos argentinos, le jugó una mala pasada al holding energético de Marcelo Mindlin.

Si bien el prospecto de emisión de estas ON Clase 2 en moneda local había sido anunciado dos días después de que el país no retornase a la categoría de mercado emergente, no fue este fallido cambio de status lo que le jugó en contra sino la inestabilidad cambiaria que, según los expertos, se evidenció en los mercados en estas dos últimas semanas. Ante dicho escenario, los títulos de Pampa Energía no tuvieron interés entre los inversores y el grupo se vio obligado a suspender sin nueva fecha la colocación con la cual pretendía obtener hasta u$s 500 millones y así culminar el proceso de búsqueda de fondos entre inversores locales e internacionales. Iba a emitir títulos denominados en pesos y convertibles al tipo de cambio inicial, a tasa fija, con vencimiento de tres a cinco años contados desde su fecha de emisión que fue el pasado lunes 26 de junio.

Desde Pampa Energía explicaron que la decisión de postergar la búsqueda de estos fondos se debió a que la volatilidad evidenciada en el mercado de los bonos en pesos a cinco años "afectó el interés de los inversores" . Además, sostuvieron que al tener el grupo "una sólida posición de liquidez y no haber necesidades concretas por el momento, "privilegiamos esperar a que el mercado se estabilice y, eventualmente, salir más adelante". Es en este punto en donde hicieron más hincapié, ya que la colocación de las ON ahora no tiene plazo. "La decisión de volver a salir dependerá de la evolución del mercado de bonos en pesos", señalaron las fuentes cercanas a Mindlin.

La emisión ahora en veremos forma parte de un programa aprobado por el directorio el 19 de junio por u$s 1000 millones y ampliable a u$s 2000 millones.

Lo recaudado se sumaría a los u$s 750 millones a 10 años que Pampa Energía obtuvo en enero tras un road show por Nueva York, Boston, Los Angeles, y Londres. El programa logró ofertas de compra por u$s 4000 millones, más de cinco veces respecto del valor nominal a ser emitido. El precio de emisión fue del 99,136% del valor nominal, a una tasa de interés fija del 7,5% nominal anual, con un rendimiento del 7,625%.

Estos proyectos forman parte del esquema de financiamiento que utiliza Pampa Energía y que se soporta con fondos propios y de los mercados de capitales. A su vez, lo recaudado se vuelca a sostener su plan de expansión y transformación hacia un grupo energético, con petróleo y electricidad como sus dos vertientes. De hecho, todo el dinero que obtuvo en el road show de enero lo volcó a pagar la compra del 67,2% de Petrobras Argentina (PESA) que cerró el año pasado en u$s 892 millones. Esto evidencia su actividad en los mercados de deuda y capital, aún más desde que, en 2009, debutó en el NYSE con un valor de mercado inicial superior a los u$s 1000 millones. Hoy ya vale u$s 4000 millones. Otro ejemplo fue la oferta pública de adquisición obligatoria a los minoritarios de acciones de PESA, ofreciendo tanto efectivo como acciones de Pampa que, según las fuentes del holding, "alcanzaron a ser una de las más líquidas entre las compañías argentinas cotizantes". Su volumen diario es más de u$s 15 millones y ponderaciones importantes tanto en el índice MerVal con 8,3494%, y del índice MSCI mercados de frontera en u$s con 2,66%.

Todas estas transacciones pudieron realizarse en un año y representaron un total agregado de aproximadamente u$s 4000 millones. Una fuente adicional de ingresos de Pampa Energía son los préstamos bancarios. Un caso es el logrado en junio de 2016, con un pool de bancos locales y extranjeros por u$s 750 millones. También se nutre de la venta de algunos de sus activos considerados no estratégicos o que debió desprenderse por razones legales como el 50% de la sociedad controlante de Transportadora de Gas del Sur (TGS). Lo hizo para cumplir con normas vinculadas a su ingreso a PESA, y obtuvo u$s 241 millones.

Otra parte del dinero que Pampa recauda en los mercados, además del pago de la compra de PESA, los destina a incrementar sus planes de inversión en el negocio de las energías renovables y de ciclo combinado. Es más, lo que esperaba recaudar por el fallido lanzamiento de las ON sería destinado a financiar el incremento de producción de sus centrales Loma la Lata y Pilar. También en la construcción de un parque eólico de 100 MW en Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, que le fue adjudicado por el Gobierno en el marco de las licitaciones del Plan Renovar con un contrato por u$s 58 millones.

 

Tags relacionados