LA MEDIDA COMPLICA LA OPERATORIA DE LA MAYOR EMPRESA DE ENV O DE DINERO AL EXTERIOR

La restricciones cambiarias dejan sin negocio a Western Union

La empresa tenía autorización para permitirle a sus clientes girar hasta u$s 2.000 por operación por mes. En noviembre se redujo a u$s 500 y ahora a u$s 300

El cerrojo cambiario que aplicó la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) a bancos y casas de cambio sigue generando problemas de nervios en aquellas personas que buscan acceder a dólares, y también está afectando negocios como el de la firma Western Union (WU), una de las más importantes del mundo en el negocio de transferencias internacionales de dinero.
Desde que comenzaron las restricciones en noviembre pasado, su negocio local ha venido cayendo ya que el Gobierno le modificó el monto máximo de operaciones a autorizar.
Aunque en su página web la compañía asegura que la cantidad máxima a enviar es de $ 7.500 o el equivalente local por persona/por transacción, al día, su teléfono 0800 especifica que a partir del día de la fecha, sólo se pueden enviar u$s 300 por mes. El monto se redujo durante los últimos días, ya que durante noviembre la misma grabación establecía un límite de 500 dólares.
Esto se suma a restricciones propias impuestas por la empresa a envíos de remesas a Estados Unidos y Europa. Sin tener vinculación con el cerrojo cambiario a esos destinos no se puede girar dinero ya que Western consideró que no se trata de destinos rentables para su negocio local (ver recuadro).
En el caso de Argentina, y frente a la consulta de El Cronista, Paula Barifouse, Corporate Communications Manager, Latin America and Caribbean de The Western Union Company, explicó que la operación en Argentina es sólida. Y se negó a dar mas explicaciones aduciendo que la empresa cotiza en bolsa y no puede hacer comentarios respecto del flujo de dinero.
Si bien sus palabras intentan resaltar la salud del negocio en el país, fuentes del mercado consultas por este diario explicaron que la caída en los montos de las operaciones se debe a una decisión de la AFIP.
Western Union no está registrada localmente como banco o casa de cambio, sino como persona física que tiene un tope de dinero para operar, aseguró una fuente que sigue de cerca el tema. Como la empresa es una persona física, no está bajo la órbita ni el control del Banco Central y, a partir de esto, Ricardo Echegaray, titular de la AFIP, no tuvo ningún inconveniente para bajarle el nivel de operación en su carrera para frenar la sangría de dólares al exterior, agregó la misma fuente.
La compañía norteamericana opera con status de entidad financiera en otros mercados, como por ejemplo Brasil, mientras que en la Argentina estaba en conversaciones para lograr el mismo nivel. Además, según publicó otro matutino local, la operatoria de WU fue evaluada por la Unidad de Información Financiera (UIF) para determinar si se adecuaba a las normas contra lavado de dinero y no se encontró nada que objetar.
La empresa se expandió en Argentina con la compra de Pago Fácil en 2006. Hoy controla también la marca Recarga Fácil, operando a partir de 2.500 puntos de servicio en todo el país, con pagos de facturas y otros servicios. Estamos comprometidos a prestar la mejor calidad de servicio a nuestros consumidores, explicaron en la firma.
El costo de enviar dinero por este sistema en la región es de u$s 2 a u$s 5 y un porcentaje que va del 3 al 5% del monto.

Noticias del día