DINERO OFICIAL PARA IMPRIMIR EN TRES DIMENSIONES

La moda Nac & Pop también llega a las impresoras 3D

A la moda Nac & Pop que el Gobierno ha venido instalando en diferentes áreas de negocios con cadenas de comida rápida, bares temáticos e indumentaria como abanderadas, ahora le llegó el turno de la tecnología. En este caso, se trata de una impresora 3D que fue desarrollada gracias a dinero aportado por el Ministerio de Industria de la Nación. Se trata un método de impresión en tres dimensiones que permite fabricar elementos a medida sin matricería. A grandes rasgos, se dibuja el diseño en el ordenador, luego los datos llegan a la impresora, que extiende finas capas de polvo de plástico o metal unas encimas de otras. Luego, esas capas se solidifican con una especie de soldador láser. Y, de este modo se pueden desarrollar desde engranajes hasta mecanismos, pasando por modelos para fundición de metales y elementos artísticos. De hecho, en Estados Unidos ayer se probó el primer rifle creado a partir de una impresora 3D.


En Argentina, hay ya varios desarrollos de este tipo de aparatos, a los cuales ahora se suma el de la empresa Replikat, que fue beneficiada por la cartera que dirige Débora Giorgi con un aporte no reintegrable de $ 92.000, a partir del programa PACC emprendedores que implementa el Gobierno.


Aprovechando la muestra Tecnópolis, esta compañía presentó dos modelos a la funcionaria. Los dueños de Replikat son dos docentes universitarios de la Universidad de Palermo e investigadores en inteligencia artificial y robótica. Se trata de Santiago Scaine y Miguel Galante, quienes le presentaron a Giorgi las impresoras 3D durante una recorrida que la ministra hizo por la muestra de ciencia y tecnología que se lleva a cabo en Villa Martelli.


En ese marco, los empresarios explicaron que estas impresoras permiten crear objetos y mecanismos partiendo de un modelo digital que puede trabajar sobre distintos materiales como plásticos, resinas, metales y comestibles como el chocolate.


Aclararon además que las piezas creadas pueden ser utilizadas directamente en producción. Un ejemplo es que la misma impresora puede fabricar otras impresoras, es decir, que estas impresoras 3D se autorreplican. La empresa ha comenzando a recibir pedidos para realizar impresoras.