Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La caÍda del consumo también golpea las ventas de café, té y mate

Los tres productos están condicionados por la suba de precios y la caída del poder de compra. Las de café apenas comenzaron a recuperar parte de lo perdido desde 2014

La suba de precios, combinada con la caída del poder adquisitivo real, impactó en el consumo de infusiones, principalmente de yerba y té. En los primeros tres meses del año, subieron los costos de todas las categorías en las ventas minoristas. A pesar de que el precio del café fue el que más trepó 25,5% (el té lo hizo 22,8% y la yerba 10,7%) fue el único consumo que se recuperó (5,1%). Venía de caídas de 28% en 2014.
Según un informe del centro de investigaciones IES, las perspectivas no son alentadoras a corto plazo. "A pesar del mejor clima para el negocio de exportación, las ventas externas no compensarán la fragilidad del mercado interno en 2016, dadas las malas cosechas primarias de té y de yerba mate. A mediano plazo, prevemos una mejora en las exportaciones (de té y de yerba mate) en línea con la mejora en la rentabilidad tras la devaluación y la baja de retenciones", dijo Alejandro Ovando, Director de IES Consultores.
El sector de las infusiones venía de un 2015 levemente recesivo, durante el que exhibió suaves mermas en la producción (de té seco y de yerba mate molida) y en el consumo interno (por la menor ingesta de esas infusiones). "Dentro de este contexto, el segmento más dinámico en el mercado interno el último año fue el café, cuyo consumo creció fuertemente, aunque se recuperó del desplome de 2014", dice el informe. La devaluación y la fuerte suba en los precios internacionales del año pasado habían afectado a las importaciones y al consumo. El té es el que presenta una coyuntura más débil, ya que acumuló en el primer trimestre del año, una caída del 4,4% interanual. Además, las bajas en las cantidades exportadas de 5,8% en ese periodo (hay que tomar en cuenta que el 94% de la producción se vende al exterior) están en línea con la merma en la elaboración de té seco de 3,6%.
En cuanto a la yerba, ante el menor consumo, el sector logró incrementar los volúmenes exportados un 9,2% en 2015, como forma de paliar las menores ventas internas. En el primer trimestre de 2016, el consumo doméstico de yerba cayó 1,4% respecto de 2015, en línea con el deterioro de los salarios reales, analiza el informe.
Si bien la devaluación y la quita de retenciones devolvieron rentabilidad al negocio exportador, la mala cosecha de té y de yerba mate en el ciclo actual impactó negativamente en la comercialización externa.
Así, se observa que la estrella de las infusiones es el café aunque viene de niveles muy bajos. Su consumo per cápita creció 15% en volúmenes en 2015 (había caído 28,3% en 2014), y alcanzó casi 800 gramos por habitante. Las categorías de mayor crecimiento fueron la de café en cápsulas.
En el primer trimestre de este año, las importaciones de café mostraron un alza de 16,4%, lo que implica una performance positiva del consumo interno estimada en 5,1%.
Para la yerba mate toma cada vez mayor relevancia el mercado externo. Siria concentra el 60,1% de las ventas en valores de esta infusión (u$s 9,4 millones) y 64,2% de las cantidades en el acumulado a marzo de este año, indica IES. El segundo destino en importancia es Chile (con el 16%) seguido por Estados Unidos, que concentró el 5,8% pero que acumula una suba en los envíos de casi 78%, lo que le permitió desplazar al Líbano en el ranking de los países que más yerba mate compran.