A PARTIR DE UN JOINT VENTURE CON LA BRASILEÑA POSITIVO

La argentina BGH apuesta al mercado africano con negocios en Ruanda y Kenia

Es la primera firma local que opera en esos países. Proveen al Estado de tablets y notebooks para un programa de aulas digitales. Exportarían a otros países africanos

Las diferencias económicas y culturales entre América Latina y África no fueron una traba para que la empresa Positivo BGH el joint venture entre Positivo Tecnología de Brasil y BGH de Argentina iniciaran un proceso de expansión en Ruanda y Kenia, con plantas y operaciones propias, donde se convirtieron en proveedores de las laptops y las notebooks que fueron entregadas a las escuelas como parte de un programa estatal de educación digital.

"Somos casi pioneros en el continente, fuera de Sudáfrica, en nuestra industria. Nuestro compromiso fue levantar una fábrica y armar un ecosistema, no es solo poner un ladrillo arriba de otro ladrillo", explicó Juan Ignacio Ponelli, chief strategy officer de Positivo BGH África.

El año pasado, la operación en África de la compañía tuvo una facturación de u$s 115 millones la mayor parte se originó en Kenia y ya operan dos plantas propias (una en Kigali y otra en Nairobi) con 50 empleados directos, de los cuales el 95% son locales. También generan otros 120 empleos indirectos. "Fue un desafío generar un equipo multicultural. Tenemos personas de Ruanda y Kenia, pero también de la Argentina, Brasil, Francia, Serbia y Honduras. No es solo una cuestión de idiomas, muchos de ellos eran parte de una compañía por primera vez. Pero es gente muy motivada y con una energía distinta que empujó y se formó un equipo muy bueno", describió Ponelli.

Actualmente proveen equipos como tablets, notebooks y access point (que funcionan como routers y servers para conectar dispositivos entre sí). Pero los planes son diversificarse: a partir de mayo comenzarán a fabricar smart electric meters, medidores de electricidad inteligentes para hogares e industrias para una compañías de electricidad con participación estatal; y para fines del ejercicio 2018-2019 la idea es comercializar productos de consumo. En el último año, uno de los principales proyectos de la compañía fue proveer con una línea de producción local de 350.000 tablets y 16.000 notebooks a Kenia en un proyecto de educación digital que abarcó a todas las escuelas públicas del país. Ganaron la licitación junto a otra empresa, la producción debió realizarse en ocho meses y luego la logística de hacer las entregas en las escuelas, con dificultades como atentados terroristas en las fronteras con Somalía o caminos anegados.

"Obviamente nos encontramos con dificultades de infraestructura, problemas de energía, necesidad de trabajar con un generador eléctrico que consume mucho diesel o cortes de conectividad", agregó el directivo. Ruanda, en el centro de Africa, es conocido como el país de las mil colinas, rodeado de vegetación tropical, pero no tienen salida al mar, con lo cual los insumos son ingresados por puertos de países cercanos y deben recorrer como mínimo 1500 kilómetros hasta la planta. La volatilidad política y económica de la región tampoco fueron impedimento para que la operación de Positivo BGH se consolide. "Tomamos una decisión estratégica de largo plazo, de asentarnos y crecer", señaló Ponelli. .

Tags relacionados
Noticias del día