Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La Justicia anula permisos a constructora para levantar torres en Caballito

Es por presunta falta de adecuación a las normativas vigentes en materia de impacto ambiental.

La Justicia anula permisos a constructora para levantar torres en Caballito

La Justicia Contencioso Administrativa y Tributaria porteña anuló un permiso de obra otorgado por el gobierno de la Ciudad para la construcción de tres edificios en torres, de 21, 25 y 30 pisos, en el barrio porteño de Caballito.

La medida fue dispuesta por el juez Lisandro Fastman, quien revocó el permiso concedido a la empresa TGLT S.A., por presunta falta de adecuación a la normativa vigente en materia de impacto ambiental.


La acción fue promovida por las organizaciones no gubernamentales Asociación Civil Basta de Demoler, SOS Caballito y Observatorio del Derecho a la Ciudad, y está relacionado con una obra prevista en la calle Rojas al 600.


Según explicaron las organizaciones, desde la concesión del permiso la obra estuvo paralizada durante un lapso prolongado, y en ese lapso fue modificada la zonificación del solar donde estaban proyectados los edificios.

En consecuencia, el Gobierno porteño debió haber intimado a la constructora a readecuar su proyecto, limitando “la capacidad constructiva y la altura”, según los parámetros fijados por el Código de Edificación.

Esa normativa “establece una obligación concreta de respetar el derecho a una ambiente urbano sano y equilibrado y al hábitat adecuado a través de disponer que aquellos propietarios que paralizan los trabajos constructivos por una plazo mayor de seis meses deben adecuar los planos de la obra a la nueva”.

El fallo sostiene que “la consecuencia prevista por la legislación para la paralización de las obras es la necesidad de que al reanudarse los trabajos deban adecuarse a la normativa vigente”.

“Si se considerara que es meramente una facultad -y no un deber de la Administración -el declarar paralizadas las obras, habría que concluir que es facultativo del Poder Ejecutivo decidir si se cumplen o no las nuevas leyes en materia de edificación, planeamiento urbano o de medio ambiente, entre otras”, resumió el juez.

 

FUENTE: AGENCIAS Buenos Aires