Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La Argentina le ganó a Francia y por primera vez será la sede del Mundial de Sommeliers

Del 15 al 20 se abril se realizará el concurso en Mendoza, donde competirán 61 participantes de 58 países. Servirá de vidriera inmejorable para los vinos argentinos y para mostrar el nivel de la sommelllerie local. Hay dos representantes argentinos, Paz Levinson, ganadora del Panamericano (2015) y 11º del mundo en Tokio (2013), y Martín Bruno

La Argentina le ganó a Francia y por primera vez será la sede del Mundial de Sommeliers

Por primera vez en la historia del certamen, Mendoza será sede del Mundial de Sommeliers, al ganarle la candidatura a Francia, que se postuló a último momento en un intento de quitarle la organización del evento.
Dentro de una semana, 61 participantes de 58 países, entre ellos dos argentinos, se enfrentarán en la capital cuyana durante cuatro días para lograr ser el Mejor Sommelier del Mundo, un título que genera no sólo prestigio internacional, sino oportunidades inmejorables en lo profesional.

La competencia es para la Argentina una vidriera incomparable para difundir sus vinos y paisajes a nivel internacional. "Nos permite mostrar nuestros vinos, nuestra cultura y paisajes a líderes de opinión de todo el mundo. El evento es una vidriera increíble. Vienen representantes de los mejores restaurantes del mundo y muchos periodistas de los países participantes. Además nos permite mostrar nuestros sommeliers, bodegueros y restaurantes a la ‘Primera división’ de la Sommellerie del mundo", destaca Andrés Rosberg, presidente de la Asociación Argentina de Sommeliers (AAS), de la Alianza Panamericana (APAS) y vicepresidente de la Association de la Sommellerie Internationale (ASI) por América, que contó con el apoyo de la industria vitivinícola para organizar el evento.

Para lograr ser la sede, la Argentina trabajó duro. "Empezamos a hacer lobby en 2007; ese año fuimos cofundadores de la Alianza Panamericana. En 2009 organizamos el primer concurso panamericano y en 2012 se realizó la asamblea de la ASI en Buenos Aires. Trajimos a todos los presidentes de las asociaciones del mundo para que vean el nivel de los sommeliers locales; y vieron el apoyo de la industria y del sector público, lo que nos ayudó", cuenta Rosberg.

En 2013, en la asamblea de la ASI que se hizo en Francia había cuatro candidatos: la Argentina, Alemania, Noruega y Australia. "Los candidatos se fueron bajando a favor de la Argentina, porque no tenían tanto apoyo. Pero a último momento se presentó Francia, que postuló a Marsella y Niza como sedes. Nos quedamos duros. Era Argentina versus Francia", recuerda Rosberg. Francia, cuna de la Sommellerie mundial, era un rival difícil de vencer y hacía años que no era sede del evento. "Finalmente ganamos por 34 votos contra 8. A muchos no les gustó la actitud francesa y reconocieron nuestro trabajo y esfuerzo para organizarlo", explica.

El evento se realiza entre el viernes 15 de abril, con la ceremonia de apertura, y el miércoles 20. Contará además con visitas, almuerzos y cenas en diferentes bodegas. El 16 comienza la dura competencia entre los 61 participantes durante todo el día. Deben hacerlo en castellano, inglés o francés, pero no en su lengua materna, para que sea más justo para todos los concursantes. Se inicia con una prueba teórica, luego una cata a ciegas de vinos por escrito y una prueba de servicio, que recibe puntajes de los jurados. Al final del día, se anuncian los 12 semifinalistas, que competirán el 17 a través de un extenso examen teórico, catas a ciegas y pruebas de maridajes orales y pruebas de servicio más elaboradas y extensas.

De los 12 semifinalistas, tres pasarán a la final, que se realizará el martes 20. Deberán competir en una suerte de simulacro de restaurante, con catas a ciegas, también de otras bebidas; recomendar vinos para un menú con diferentes platos y hasta descubrir errores en un menú. La Argentina cuenta con dos representantes en la contienda, Paz Levinson y Martín Bruno. Como Levinson ganó el Panamericano de 2015, logró la segunda plaza para el país. También fue mejor sommelier argentina en 2010 y 2014 y logró, además, ser semifinalista en el Mundial de Tokio, en 2013, el mejor desempeño logrado por un argentino en la historia, al quedar 11º del mundo entre 56 participantes. "Hay muchas expectativas de que pueda ser semifinalista de nuevo y avanzar algunos puestos. Subir al podio sería ideal, pero ya llegar a la semifinal es una hazaña", aclara Rosberg.