EL CARGAMENTO EST RETENIDO EN LA FRONTERA DESDE DICIEMBRE DEL AÑO PASADO

La Aduana frena el ingreso al país de 800.000 pares de zapatos brasileños

La decisión se vincula a las medidas tomadas por el Gobierno para evitar fuga de divisas. Empresarios brasileños viajaron esta semana al país para intentar destrabar el conflicto

Alrededor de 800.000 pares de calzado brasileño se encuentran retenidos en la aduana argentina desde diciembre del año pasado sin posibilidad de ingresar al mercado local por decisión del gobierno de Cristina Fernández.


La situación se tornó tan complicada que el gobierno de Dilma Rousseff envió, a fines del año pasado, a dos voceros para intentar flexibilizar la situación. Pero los resultados fueron escasos ya que solamente lograron la liberación de un pequeño volumen antes de Navidad.


De hecho, en octubre de 2013 el sector vivió una situación similar, con otros 700.000 pares cuyo ingreso al país fue frenado.


Por ese motivo, esta semana una delegación de empresarios del país vecino viajó a Buenos Aires para mantener un encuentro con funcionarios locales. El objetivo era destrabar las barreras que el kirchnerismo impuso al ingreso de productos del exterior como el calzado.


La delegación brasileña estuvo liderada por Heitor Klein, presidente de Abicalçados, la asociación del país vecino que agrupa a los fabricantes de calzados.


Klein mantuvo una charla el martes pasado con la subsecretaria de Comercio Exterior de la Nación, Paula Español, durante una tensa reunión de la cual se fue con las manos vacías.


Fuentes cercanas a Klein que participaron del encuentro admitieron a El Cronista que no tuvieron posibilidades de debatir ninguna clase de alternativa. No logramos que el gobierno argentino se comprometiera a intentar agilizar el proceso de liberación de los productos, reconocieron. Además recordaron que hay cargamentos frenados en la frontera desde julio del año pasado, cuando el plazo máximo para la liberación de las mercaderías, estipulado por la Organización Mundial del Comercio (OMC), es de 60 días.


Ante este panorama, calificaron a la situación de tensa y preocupante, teniendo en cuenta que la Argentina es el segundo mayor mercado externo de esta industria, solamente superado por Estados Unidos. También calcularon que las cargas retenidas representan un perjuicio por u$s 20 millones.


La situación económica argentina, enrarecida por la devaluación del peso y la creciente inflación, sumada a las barreras impuestas en la aduana, hace que nuestro sector esté enfrentando un grave problema, se sinceró el propio Klein. Y el temor, agregó, es que la coyuntura actual, de caída de consumo y encarecimiento de los precios, termine por imponer nuevos frenos a las importaciones.


Según datos de Abicalçados,Brasil exporta sus zapatos a unos 150 países, con Estados Unidos, Argentina y Francia a la cabeza, enfocándose principalmente en un segmento de mercado intermedio en cuanto a calidad y precio.


Se trata sobre todo de zapatos vendidos a marcas extranjeras que los comercializan bajo sus etiquetas. De todos modos, también se vino incrementando la exportación de marcas propias como Capodarte, Azaleia, Via Uno y Arezzo, que ya tienen presencia en el mercado local.


En este sentido, los embarques de calzado a la Argentina significaron una facturación de u$s 118 millones durante el año pasado, con una caída de 12% en relación al 2012. Pero fue en octubre del año pasado cuando las exportaciones de calzado brasileño a la Argentina tuvieron su peor desempeño. La baja marcó una venta un 71% menor en dólares y 60,6 % en pares


Esta caída evidencia, según los empresarios brasileños, el éxito logrado por los frenos aduaneros impuestos por Argentina al ingreso de este tipo de producto.

Tags relacionados
Noticias del día