Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

L’Oreal amplía red de tiendas Kiehl’s en Argentina

La marca neoyorquina de cosmética natural fundada hace más de 165 años y actualmente propiedad de L’Oreal, abrió su tercera tienda en Argentina. Se trata de Kiehl’s, que inauguró un local en el shopping Galerías Pacifico, comenzando así su plan de expansión en el que están contempladas dos aperturas en 2017, y tres más en 2018. Según un comunicado de la compañía, con esta nueva apertura, Kiehl’s proyecta finalizar el año con un crecimiento del 75% en comparación con el año anterior.
Kiehl’s se fundó en 1851 en Nueva York. Sus comienzos fueron en una farmacia ubicada en la tercera avenida, donde se preparaban tónicos farmacéuticos elaborados con ingredientes naturales y personalizados. "El local, ubicado en el primer piso del shopping, combina elementos de diseño contemporáneo y objetos vintage, con el fin de recordar la historia de esta marca pionera y transportar a los visitantes a la farmacia original", se asegura en el informe donde además se explica que "en todo el mundo, cada una de las tiendas conservan el patrimonio de la marca, comunicado a través de elementos icónicos como el esqueleto cariñosamente apodado ‘Mr. Bones‘, que representa las tradiciones en ciencias y artes medicinales de boticario". También se recuerda que como miembro fundador de la familia Morse utilizaba a Mr. Bones para educar a los clientes sobre su propia fisiología, en la tienda de Nueva York. Otra de las novedades de esta tienda es la incorporación de una moto Harley Davidson, tal como originariamente se usó y que formaba parte de la colección de Aaron Morse que se encontraba estacionada en la tienda del East Village, "para entretener a los clientes y hacer que los hombres se sientan más a gusto visitando una marca de cosmética", tal como agrega la información.