U$D

MIÉRCOLES 19/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

Interrogantes para el desarrollo del plan energético del Gobierno

Las renovables aún no han logrado despegar hacia los indicadores previstos.

Las renovables aún no han logrado despegar hacia los indicadores previstos.

La crisis energética por la que argentina transitó los últimos años fue tomada como uno de los factores de cambio del gobierno de Macri y en su solución se basó gran parte de la campaña presidencial de Cambiemos. La declaración de la emergencia energética, apenas asumió el gobierno y la definición de un ambicioso plan inversiones en generación, transporte y distribución de energía fue la respuesta del gobierno de Macri al problema y encontró en el ex ministro Aranguren un firme ejecutor.

Dentro de las primeras medidas que se adoptaron, se encuentra la Resolución 21/2016, que adjudicó distintos proyectos de inversión para la construcción de plantas de energía térmica repartidas en distintos puntos del país, en función de las necesidad de generación. Hasta el momento se ha licitado la instalación de 29 centrales térmicas en todo el país. En 2017 se hizo un nuevo llamado, a través de la resolución 287, para ampliar la capacidad de generación.  En el mediano plazo el gobierno tiene el objetivo de que las fuentes renovables, que si bien son intermitentes e impredecibles, incrementen su participación en la matriz energética hacia el 20% para el año 2025, pero de momento tiene que ir cubriendo ese déficit.

A pesar de los distintos estímulos que impulsa el gobierno, las renovables aún no han logrado despegar hacia los indicadores previstos. A fines de 2018 debería alcanzar una participación del 8% del consumo interno, y apenas llega al 2%. La meta para llegar al 20% en 7 años, parece ambiciosa.

Generación Eléctrica

Si bien la generación de energía eléctrica a partir de las plantas térmicas es un proceso muy extendido en el país y en el mundo (en argentina más del 65% de la energía se genera por este sistema), en algunos casos encontraron un importante rechazo de los vecinos por razones ambientales.

El epicentro de esta situación fue la localidad de Pilar donde la radicación de distintas plantas térmicas se vio afectada por algunos grupos ambientalistas, una eventual participación vecinal y por sectores políticos locales, que vieron un caldo de cultivo para lograr reposicionarse.

Eso, sumado al desacople en los plazos establecidos por Cammesa y los tiempos de aprobación y otorgamiento de licencias ambientales por parte de los organismos provinciales, fue el motivo principal para la demora en la implementación de algunos distintos proyectos, lo que generó cierta preocupación de inversores internacionales que habían apostado fuertemente en el sector, que se agregaron a la incertidumbre económica sobre el país que se generó en mayo.

En el medio, quedan los miles de beneficiarios de un servicio eléctrico que garantice el abastecimiento a los hogares y el crecimiento de las industrias, con su consecuente generación de empleo.

Mientras que las empresas y los organismos regulatorios manifiestan que se cumplió con los procedimientos y que no existe riego alguno para la salud, los vecinos plantean su temor por desconocer el funcionamiento de las turbinas y plantas de generación, la justicia que con las cautelares frenó su avance y la política local dirime sus internas.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés