Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Inflación en las góndolas: crece la preferencia por las marcas propias

Las marcas comercializadas por los supermercados ya representan el 10% del gasto en productos de la canasta básica en las cadenas. El crecimiento más grande se registra en bebidas, cuidado del hogar y cuidado personal. Los mayores ahorros se logran en productos como café instantáneo, papas fritas y pasta dental

Inflación en las góndolas: crece la preferencia por las marcas propias

En un contexto de inflación e incertidumbre sobre los futuros ingresos, las marcas propias de los supermercados van ganando cada vez más mercado. En el primer bimestre del año, estas marcas –presentes en cadenas como Dia, Carrefour o Coto– crecieron un 7,2% en comparación con el mismo bimestre del año anterior, según un relevamiento realizado por la consultora Kantar Worldpanel. Durante 2015, el crecimiento anual fue de 4,3% comparado con 2014. "Las marcas propias llevan dos años de crecimiento por varios factores. Uno de ellos son las cadenas que están creciendo mucho con planes muy agresivos de apertura. Eso ayuda, pero no es exclusivo. Una cadena como Dia, que apuesta por las marcas propias, termina generando una opción real de precio en un contexto donde la inflación se acelera. El consumidor encuentra una opción razonable en muchas categorías", destacó Juan Manuel Primbas, managing director del Cono Sur de Kantar Worldpanel.

Las marcas propias representan el 10% del gasto de la canasta básica en las cadenas y los mayores crecimientos se dan en bebidas, cuidado del hogar y cuidado personal, según la consultora. La diferencia de precio con las primeras marcas es de 20% a 30% menos, en promedio. Los mayores ahorros se logran en café instantáneo (35%), papas fritas (43%) y pasta dental (55%).

"Venimos de años donde precios cuidados, controles y otras distorsiones dificultaban que haya muchos niveles de precios. Si tenías una primera marca a precio cuidado no quedaba mucho margen para el posicionamiento de una marca más económica –advirtió Primbas–. Ahora los precios están más liberados, con todo lo positivo y lo negativo. Pero permite una opción de precios más variada".

La mitad productos de marca propia que se venden en el mercado local es de la marca Dia, que lidera el segmento. La marca cuenta con más de 1000 referencias de productos. "Dia logra posicionarse como la segunda marca más vendida en todos los supermercados", informaron desde la empresa.

Así, mientras las primeras marcas pierden participación, las propias crecen más allá del canal discount y en todos los niveles socioeconómicos. Según Primbas, hoy su crecimiento depende más de la oferta que de la demanda.

Por ejemplo, si se compara la participación de las marcas propias con respecto a otros países, aún están en una fase de desarrollo: representan el 10% del gasto en la canasta básica en cadenas, mientras que en el Reino Unido asciende al 48%, en Holanda al 42% y en los Estados Unidos al 20 por ciento.

"El potencial es grande aunque los argentinos somos muy marquistas. Las primeras marcas se levan el 70% del gasto de un hogar promedio; es uno de los índices más altos de la región y también comparado con países desarrollados, donde los consumidores son más racionales", advirtió el especialista.

Para el consumo masivo, los tres primeros meses del año fueron negativos. Aunque aún no están cerradas las estadísticas de marzo, desde Kantar ya estiman que el trimestre registrará una caída interanual de entre 3% y 4%, con categorías más afectadas como bebidas y lácteos . "Considerando que abril es el mes de las malas noticias, con los aumentos de tarifas y transporte, es difícil pensar que la tendencia sea muy diferente –anticipó Primbas–. Para el segundo trimestre deberíamos esperar una tendencia similar, lo que hace que la perspectiva para el resto del año empiece a ser preocupante".