Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Industrias creativas o cómo convertir una idea local en un éxito global

En momentos en que el mercado doméstico se retrae y competir en el exterior se hace difícil, las industrias creativas como el cine, la música y las artes escénicas muestran que siempre hay una salida cuando hay talento y esfuerzo. 

Industrias creativas o cómo convertir una idea local en un éxito global

En el auditorio principal de "La usina del Arte", colmado a pesar de la tarde lluviosa, el cineasta Juan José Campanella junto a Sergio Lavie y Diego Saenz, productores del show Séptimo Día que homenajea a Soda Stereo, contaron a jóvenes empresarios cómo convirtieron sus proyectos en productos y formatos que hoy se exportan al mundo.

El encuentro fue organizado por Idea Joven, la rama "sub 35" de la entidad empresaria, como parte del ciclo de capacitación "Ideas que inspiran". Gabriel Martino y Sergio Kaufman, integrantes de Idea y anfitriones del evento, destacaron que estas iniciativas buscan "preparar a las nuevas generaciones para una carrera laboral extendida y diversificada, en la que hay que capacitarse e innovar a lo largo de toda la vida". Además aprovecharon la oportunidad para anunciar al nuevo presidente de Idea Joven, Juan Pablo Scasserra, ejecutivo del HSBC.

Campanella abrió la charla compartiendo su experiencia y confesó que, a pesar de que hoy se lo conoce como un cineasta exitoso, recién empezó a "vivir del cine" a los 44, después de intentarlo desde los 19 años. Para el director de "El Secreto de sus Ojos", lo importante para concretar cualquier proyecto es poner empeño y tener autoconfianza. "No demasiada, porque te convierte en soberbio; ni tan poca, porque entonces te quedás en la idea y no te animás a realizarla", afirmó el ganador del Oscar a la mejor película extranjera en 2010.

A su turno, Sergio Lavié, fundador de Pop Art Music, la productora del espectáculo Séptimo Día en asociación con el Cirque du Soleil, contó que mientras estudiaba Derecho empezó a trabajar de "plomo" y manager de algunas bandas del circuito "under", y en los 90‘, cuando llegaban bandas internacionales, se puso a organizar festivales de rock en grandes estadios.

Su socio, Diego Sáenz, actual CEO de la productora, apenas llegó a cursar seis meses de ingeniería en la Universidad Católica cuando decidió que lo suyo era organizar conciertos sinfónicos de bandas de Rock en el Colón.

Casi había firmado un acuerdo con el Teatro y con Gustavo Ceratti, cuando éste le anunció la separación del trío. Siempre quiso "organizar algo grande para su reencuentro", lo que no pudo concretarse por el fallecimiento de su líder, en 2014. Desde entonces, luego de acordar con la familia, comenzó a "mandar mails al Cirque du Soleil para convencerlos de la idea".

Finalmente, un ejecutivo de la compañía accedió a recibirlo en sus oficinas de Canadá, país donde la banda insignia del rock nacional en los 80 era completamente desconocida. Tres años y medio más tarde, el espectáculo Séptimo Día, en el que acróbatas, músicos y autores le rinden homenaje a Soda, es un éxito de taquilla, no sólo en Argentina, sino en Latinoamérica. "A veces -reflexionó Sáenz-, hay que subirse al trampolín para tirarse a la pileta. Después viene un grupo atrás que, sin empujarte, te pide que saltes... y te das cuenta de que no te queda otra que hacerlo"...