Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

"Hubo un cambio de tendencia y las importaciones van a ser más predecibles"

María Fernanda Locarnini es la gerente General de GE Lighting para el Cono Sur, que incluye a la Argentina, Chile, Perú, Colombia, Uruguay, Paraguay y Bolivia. Ocupa ese cargo desde 2013, con base en Buenos Aires. Egresada de la carrera de ingeniera electrónica en la UTN, comenzó su desarrollo profesional en la compañía ABB, donde trabajó por 22 años. Antes de sumarse a GE fue directora de la empresa Swarco

La multinacional GE (General Electric) se encuentra en pleno proceso de transformación: a fines del año pasado creó una nueva compañía –Current– que integra sus negocios de LED, energía solar, almacenamiento y vehículos eléctricos con su plataforma de fuerza industrial. Estos cambios llegarán también a la región y al mercado local. "Si bien tradicionalmente el punto fuerte fue la venta al consumo masivo, comercios e industrias ahora estamos revirtiendo esa tendencia y ya en algunos países nuestra facturación está más basada en proyectos de alumbrado público", explicó María Fernanda Locarnini, gerente General de GE Lighting para el Cono Sur. El foco de la compañía hoy está en el desarrollo de las llamadas ciudades inteligentes.
– ¿Cómo fue la evolución del negocio el año pasado?
– En términos de objetivo de negocios cerramos muy bien el año. En la Argentina nos fue muy bien en cerrar proyectos y ventas, pero en los últimos meses se complicó por las importaciones y ahora estamos regularizando las entregas. Hubo un cambio de tendencia en el último mes del año. Recién se están lanzando los anuncios pero lo que vemos es que va a ser más predecible.
– ¿Cuál es el porcentaje de productos que importan?
– Importamos el 100% actualmente. Pero estamos en un proceso de iniciar un ensamblado local. Esperamos lanzarlo en el primer trimestre del año y vamos a empezar con luminarias para alumbrado público y, como segunda etapa, con luminarias para aplicaciones industriales. Trabajaríamos con plantas de terceras partes que ya son ensambladores. En lámparas bajo consumo y LED, por una cuestión de escala, las fábricas son globales y aquí no hay quien las haga.
– ¿Cómo influye en su negocio la declaración de la emergencia energética?
– En casi todos los negocios de la compañía tiene impacto y en la parte de iluminación especialmente, no sólo en alumbrado público sino también en aplicaciones industriales.
– ¿Hay más demanda de soluciones de ahorro de energía?
– Estamos trabajando con varios proyectos industriales, tanto por cuestiones medio ambientales como de ahorro energético. Creo que va a crecer y se va a empezar a reflejar hacia el segundo semestre del año, cuando haya más claridad en cuanto a las políticas y la evolución de la economía para que las industrias vuelvan a decidir sus inversiones. El último año fue complicado. Se combinaron situaciones coyunturales de este mercado con condiciones globales. Las industrias son sensibles a eso y lo primero que hacen es frenar inversiones en lo que no sea su core.
– ¿Esperan un cambio similar en los hogares?
– En la medida que las tarifas eléctricas vayan reposicionándose, el consumidor individual va a apreciar el impacto del recambio en su hogar. A pesar de que las incandescentes están prohibidas hace años, hay gente que las tiene. Todavía el mercado local consume mucho de tecnología de bajo consumo y el LED está penetrando cada vez más. Año a año baja sus valores con lo cual se va equiparando y es un driver de decisión.
– La empresa está haciendo foco en el avance de las ciudades inteligentes, ¿qué posibilidades ven en la Argentina?
– Es nuestro foco estratégico. Estamos trabajando en desarrollo de soluciones que integran nuestros sistemas de iluminación con tecnología y conectividad que permite ofrecer servicios como control de tránsito, monitoreo de condiciones climatológicas, seguridad, aplicaciones al teléfono móvil para estacionamiento. Latinoamérica tiene varias ciudades donde el concepto de ciudad inteligentes esta siendo muy tenido en cuenta por las autoridades. En países como Uruguay y Colombia ya hay puestos de personas responsables de ciudades inteligentes. En la Argentina se viene trabajando aunque con limitaciones por temas de financiación. Vemos un gran potencial para cooperar.
– ¿En qué proyectos de ciudades inteligentes están participando?
– Soluciones de iluminación para alumbrado público y en algunos casos incorporando telegestión de las luminarias lo que permite un monitoreo del estado, intensidad y consumo. Prácticamente todo lo que hacemos en alumbrado público es LED. De base permite un ahora del 50% al 60% de energía, que después se puede optimizar con telecontrol.