Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"Hubo que trasladar costos a los precios, pero eso no frenó las ventas"

Guido Wainstein, es uno de los fundadores y CEO de Grupo KWZ, una de las desarrolladoras de real estate que hoy lleva adelante más proyectos en la ciudad de Buenos Aires. La compañía nació a fines de 2002 y hoy tiene en marcha desarrollos en la zona Sur de la ciudad (Puerto Pampa), Belgrano (Palacio Roccatagliata y Liberateur), Villa Crespo (My Soho) y Villa del Parque (Fresias Garden)

Para Guido Wainstein, el impacto de la devaluación y la inflación en el mercado inmobiliario debe ser visto como una foto. El emprendedor, que a fines de 2002 fue uno de los fundadores de la desarrolladora Grupo KWZ, augura una rápida reactivación del sector. La empresa lleva adelante varios proyectos en barrios como Belgrano, Villa Crespo, Villa del Parque y en la zona Sur de la ciudad, cerca a la Usina del Arte.

¿Cómo impactaron en la compañía las primeras medidas económicas del nuevo Gobierno?
– Las nuevas reglas finalmente van a atraer inversiones y vemos un porvenir mejor de lo que estábamos. Es cierto, la liberación del dólar y el aumento de precios, sobre todo en diciembre y enero, impactó. Pero entendemos que es la foto de hoy y que en las obras, que son procesos que duran de dos a cuatro años, no se puede hacer una evaluación por un hecho puntual de un mes.

Si bien los valores y los costos de construcción subieron, la perspectiva aún sigue siendo buena y el interés de la gente por ingresar en las obras sigue existiendo. El saldo es más positivo que negativo.

¿La devaluación trajo una retracción de las ventas?
– Nos preocupó el aumento y ese aumento de alguna manera hubo que plasmarlo en las listas de precios porque es inevitable; hubo que trasladar costos a los precios, pero esto no frenó las ventas.

– ¿El piso para invertir en propiedades es cada vez más alto?
– Tenemos una barrera grande que es la inflación. Mientras haya inflación, para la gente de menos recursos va a ser más difícil invertir. En el momento en que la inflación se pueda controlar un poco más, aparecerán herramientas para el crédito; con lo cual, gente que hoy no tienen acceso va a poder hacerlo con cuotas razonables. Somos optimistas.

– ¿Qué plazo en años para los créditos permitiría movilizar más el mercado?
– Esquemas de pagos de 5 a 10 años activarían el mercado. Para mí, en el corto plazo. Sé que desde el Gobierno están estudiando un sistema de unidades de fomento, parecido a lo que se hizo en Chile, pero obviamente se van a implementar en la medida que se pueda contener el proceso inflacionario.

– ¿En qué zonas ven hoy más oportunidades en real estate?
– El estudio está involucrado en una veintena de proyectos, que apuntan desde un público triple A hasta una clase media o media baja. Creemos que hay una buena oportunidad en la zona Sur de la ciudad de Buenos Aires, donde estamos con un proyecto enorme, Puerto Pampa. Es una zona muy promovida por el Gobierno de la Ciudad.

Siempre se habla mucho del Sur, pero parece que el despegue nunca termina de darse.

Nuestro desarrollo tiene un peso específico muy importante y ya de movida va a cambiar la impronta del lugar. La zona Sur está creciendo mucho. Es la zona con más potencial de la ciudad. Otros lugares donde hay crecimiento son Villa Crespo o Belgrano, que está consolidado.

– ¿Cuáles son las principal es dificultades hoy para el sector?
– Como positivo vemos un ánimo de inversión enorme. Hoy cuando aparece un terreno y tiene valores razonables, dura poco en el mercado, con lo cual hay avidez por invertir. Este cambio de Gobierno generó una expectativa muy importante que se empezó a hacer realidad. La gente está empezando a invertir nuevamente en real estate. Como negativo, todavía está costando controlar los costos por el proceso inflacionario. Hay que ser muy creativo en las licitaciones, ver los momentos para realizar las contrataciones, acopiar lo que sea ‘acopiable’.

– ¿Qué medidas esperan?
– La contención de la inflación es la medida más importante. Eso trae como consecuencia la aparición del crédito. Y un buen plan de blanqueo de capitales, como el Cedin en su momento, que no tuvo el éxito esperado. Fue de muy difícil implementación, especialmente para obras en construcción.