Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Grupo brasileño cierra la mayor compra de bonos de carbono emitidos en Argentina

La operación involucró $ 4 millones que fueron aportados al Parque Eölico Rawson, el más grande del el país. Lo hizo para compensar emisiones generadas entre 2013 y 2016

El Parque Eólico de Rawson es el más grande de la Argentina

El Parque Eólico de Rawson es el más grande de la Argentina

El mercado de los bonos de carbono en la Argentina es muy incipiente, tanto como los proyectos de energía eólica. Sin embargo, Natura Cosméticos, de origen brasileño, acaba de anunciar la adquisición voluntaria de 70.000 bonos de carbono –en general las empresas que lo hacen están obligadas– al Parque Eólico Rawson de la compañía Genneia.

Se trata de la "mayor operación de compraventa de bonos de carbono entre empresas privadas en el país", según precisaron ayer ambas empresas, al comunicar el acuerdo. La operación fue cerrada en más de $ 4 millones y permite a Natura certificar una reducción de 70.000 toneladas de carbono y compensar las emisiones generadas en la Argentina entre 2013 y 2016. Demandó un trabajo de tres años con minuciosos procesos de certificaciones internacionales.

"Es la primera operación en la Argentina donde una empresa voluntariamente invierte en la reducción de emisiones de carbono", explicó Diego de Leone, gerente General de Natura Argentina. Entre 2007 a 2013, Natura redujo en un tercio toda la emisión de carbono y para 2020 espera reducir un 33% más.

Pero la empresa tomó la decisión de neutralizar las emisiones que no pueden ser evitadas apoyando proyectos de compensación. En Brasil, ya llevan comprados tres millones de bonos en 23 proyectos energéticos y forestales, especialmente en la región Panamazónica. Por ejemplo, apoyó el proyecto de la comunidad Rondônia, el primer programa indígena de bonos de carbono a nivel mundial.

El Parque Eólico de Rawson es el más grande del país: produce 300 GWh que brindan energía a 100.000 hogares. Su propietaria, la empresa Genneia, realizó procesos de certificación que le permitieron comenzar a vender bonos de carbono. Sin embargo, hasta el momento sólo lo hacían con empresas obligadas a adquirirlos, especialmente compañías europeas. El caso de Natura es el primero que se realiza de forma "voluntaria".

"En el mercado de bonos local hay poca demanda y el proceso es largo. Fuera de la responsabilidad social empresaria, ese mercado no lo veo de acá a 3 o 4 años. Pero creo que otras empresas van a tomar el ejemplo de Natura. En algún momento la compra de energía renovable va a ser una obligación para las empresas, un círculo virtuoso", destacó Walter Llanosa, gerente General de Genneia.

La empresa está en condiciones de incorporar 180.000 nuevos certificados y está a la espera de la primera licitación de energías renovables del Gobierno, que estaba prevista para el lunes pasado y fue postergada. "El Gobierno quiere en 2018 las energías renovables representen el 8% del total. Pero hoy no llegamos al 2%. Queda un año y medio y Genneia va a estar muy activa", señaló Llanosa. Aunque considera que el plazo es casi "utópico": las ofertas podrían estar para agosto y las adjudicaciones llegarían recién en septiembre, lo que estiraría el tiempo para iniciar los proyectos hacía fin de año.