Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Grupo brasileño JBS evalúa reabrir sus plantas locales de empaque de carne

Cuando la planta de Rosario llegue a su capacidad plena, la empresa prevé reactivar otras cuatro instalaciones de procesamiento de carne en la Argentina

JBS, la mayor empacadora de productos cárnicos del mundo, considera la gradual reapertura de las plantas de sacrificio y empacado de carne en la Argentina, después de que el nuevo gobierno eliminó un impuesto a las exportaciones del producto que afectó durante años al sector, según informó un alto ejecutivo de la compañía a la agencia Reuters. JBS, con sede en San Pablo, tiene actualmente una planta que opera por debajo de su capacidad instalada en Rosario, Santa Fe.
La compañía esperará a que esa planta alcance su producción plena antes de reactivar otras cuatro instalaciones de procesamiento de carne, comentó Enéas Pestana, director de Operaciones para Sudamérica.
Las operaciones en desarrollo en la Argentina alcanzaron un punto de equilibrio este año, mejorando las perspectivas sobre la reapertura de las otras plantas, según dos fuentes cercanas al plan, que prefirieron no ser identificadas.
JBS también tiene un centro de distribución y una curtiembre en el país.
Las operaciones para los exportadores de carne en la Argentina y la demanda por activos vinculados han mejorado desde que el Gobierno del presidente Mauricio Macri asumió en diciembre y eliminó los impuestos y las restricciones comerciales sobre la materia prima.
"Los cambios definitivamente están mejorando la situación y ayudando a reactivar a la industria de carne" en la Argentina, comentó Pestana en una entrevista la semana pasada.
Para la empresa, que además es el mayor empacador de carne en Argentina, fue un desafío enfrentar esas restricciones.
Según estimaciones de varios grupos perteneciente a la industria en Buenos Aires, la Argentina podría recuperar su presencia mundial como exportador de carne al vender hasta el doble del volumen en los próximos dos años.
Las exportaciones de carne cayeron en los últimos años, debido al proteccionismo comercial y a controles cambiarios impuestos por el gobierno de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, medidas que apuntaban a que no hubiera desabastecimiento en el mercado interno y a que los precios de la carne no fueran excesivos.
Desde diciembre y tras la fuerte devaluación del peso implementada por el presidente Macri, el precio de la carne en el mercado interno se disparó.