Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Grandes marcas abandonan YouTube en rechazo a los anuncios en videos ofensivos

Starbucks y General Motors son algunas de las empresas que retiraron sus anuncios, mientras que otras empresas suspendieron sus inversiones en publicidad de Google

Grandes marcas abandonan YouTube en rechazo a los anuncios en videos ofensivos

De poco sirvieron las disculpas de la compañía. Grandes empresas multinacionales como Starbucks y General Motors decidieron retirar sus anuncios en YouTube o directamente revisar sus contratos de publicidad con Google luego de la emisión de sus anuncios en videos ofensivos en la plataforma.

PepsiCo y Walmart, por ejemplo, suspendieron su inversión en publicidad en Google, aunque mantienen anuncios personalizados en búsquedas. Se estima que desde la semana pasada unas 300 firmas retiraron su publicidad en Estados Unidos y el Reino Unido.

Otras marcas, como FX Networks, parte de 21st Century Fox, directamente anunciaron que ponen fin a su inversión en publicidad con el gigante tecnológico de Mountain View (California), incluyendo los anuncios en búsquedas.

Este conflicto global, que comenzó en el Reino Unido y viene en aumento, fue provocado por su sistema automatizado de inserción de anuncios que colocó las publicidades de los anunciantes en videos de contenido racista y antisemita, algo que no es nuevo pero que ahora pasó de ser un problema de relaciones públicas a tener un impacto financiero.

Según la firma de analistas Nomura Instinet, estas compañías aportaban un 7,5% de los ingresos de la plataforma en los Estados Unidos. Y los ingresos que YouTube genera para Google se mueven en torno a los u$s 10.000 millones, lo que elevaría las pérdidas a los u$s 750 millones.

El director ejecutivo de Google, Philipp Schindler, ofreció disculpas públicamente y aseguró que la compañía está "revisando extensivamente" sus políticas de anuncios y herramientas para facilitar a los anunciantes el control de los contenidos donde aparecen, tanto en web como video. Sin embargo, expertos en tecnología aseguran que controlar los anuncios que aparecen en video de contenido ofensivo requiere "inteligencia artificial", un campo que todavía necesita una ayuda extra para comprender ciertos temas "humanos".

Según información publicada por el diario británico The Financial Times, ahora las empresas estarían solicitando a Google espacio prime con descuento en YouTube. El Group M (Mindshare, MEC, MediaCom y Maxus), uno de los mayores compradores de medios perteneciente a al grupo WPP, estuvo en conversaciones con Google acerca de las medidas para brindar seguridad a sus clientes y la reducción de los precios habría sido uno de los temas.

Los clientes no quieren tener que pagar extra a Google, como se hacía hasta el momento, para ubicar su publicidad en contenidos específicos o dirigida a targets concretos.

Desde el comienzo de las reacciones de anunciantes, el 17 de marzo, las acciones de Alphabet cayeron en valor desde los u$s 872,37 al cierre de ese día hasta los u$s 835,14.

Se trata de una caída de más de un 4%, lo que se traduce en unos u$s 25.000 millones, una cifra significativa si se compara con los ingresos de Google en el último trimestre de 2016, u$s 25.802 millones. Con todo, para las empresas no existen muchas opciones comparables a YouTube a las que puedan recurrir, por lo que algunos especialistas consideran que el conflicto no generará un gran impacto en las cuentas del grupo.