Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Google crea una empresa independiente para sus autos sin conductor

Google intenta transformar en realidad su proyecto de auto automático

Google intenta transformar en realidad su proyecto de auto automático

El automóvil sin conductor de Google (Google driverless car, en inglés) es un proyecto del mayor buscador online del mundo que consistente en el desarrollo de la tecnología necesaria para crear coches automáticos que circulen de forma autónoma. El proyecto tiene más de 10 años y está comandado por el ingeniero alemán Sebastian Thrun, director del Stanford Artificial Intelligence Laboratory y coinventor de Google Street View. Su equipo en Stanford creó el vehículo robot Stanley, que fue el ganador del Darpa Grand Challenge en 2005, otorgado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

Se trata de un vehículo capaz de conducir autónomamente por ciudad y por carretera, detectando otros vehículos, señales de tráfico y peatones. Ahora, Google le da una nueva vuelta a su proyecto de autos que no requieren de un conductor humano mediante la creación de una nueva compañía bajo el nombre de Waymo, que se ocupará de la iniciativa.

La nueva empresa formará parte del holding Alphabet, bajo el cual también opera Google, y su CEO será John Krafcik, quien anteriormente ocupó funciones en Hyundai.

"Continuaremos teniendo acceso a la infraestructura y los recursos que Alphabet provee, pero en este nuevo mundo, en Waymo tenemos ese sentimiento de que somos una startup fondeada por capitales de riesgo", afirmó Krafcik. Sus palabras confirman el motivo principal por la cual Google separó sus proyectos en varias empresas independientes, a las cuales agrupó bajo el paragüas de Alphabet. Se debe a que los inversores pueden elegir en qué firmas o segmentos de mercado derivan el 100% de sus capitales en lugar de invertir en un holding donde su dinero tenga baja incidencia en alguna iniciativa en particular.

De esta manera, Waymo podrá añadir fondos para competir más fuerte ante otras firmas que están invirtiendo en el segmento de los coches autónomos, como Uber y Tesla Motors; o los gigantes chinos Alibaba y Baidu, entre otros, que también nacieron con ese espíritu de startup.

Por otro lado, este formato les otorgará mayor flexibilidad con respecto a las automotrices que se encuentran desarrollando sus propios autos sin conductor.

Asimismo, le permitiría establecer alianzas con fabricantes de autos, como Fiat-Chrysler, con quien la empresa tendría un convenio para convertir las minivans de la marca en vehículos sin conductor para 2017.