Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Fondos asiáticos estudian invertir en proyectos inmobiliarios locales

Se suman a grupos de Europa, Estados Unidos y Brasil, que ya tienen la mira puesta en edificios corporativos e industriales. Todos los proyectos comenzarían el año próximo

Hasta el año próximo no se espera que se entreguen nuevos edificios de oficinas

Hasta el año próximo no se espera que se entreguen nuevos edificios de oficinas

Durante los últimos dos meses, representantes de al menos cinco grandes fondos de inversión de Asia, Europa y Estados Unidos estuvieron en el país revisando proyectos inmobiliarios -principalmente de oficinas y depósitos- con desarrolladoras y constructoras locales.

Se trata de gigantes del tamaño del fondo soberano de Singapur GIC (Government of Singapore Investment Corporation) o Blackstone, el más grande del mundo en Real Estate, entre otros que que ya pusieron pie en la Argentina y también planean ampliar sus inversiones, como el estadounidense Tishman Speyer Properties, otro de los mayores desarrolladores inmobiliarios internacionales.
A estos representantes de capitales extranjeros se le sumaron también un grupo de la región: el fondo brasileño Patria, que mira a la Argentina luego de haber cerrado importantes negocios en países como Perú y Colombia.

La llegada de estos empresarios estaba postergada dado que esperaban que el Gobierno solucionara el conflicto con los holdouts y que se resolvieran los problemas cambiarios primero. También, esperan algunas flexibilidades en el mercado de capitales que acelerarían su posicionamiento efectivo, según fuentes que participaron de las reuniones que mantuvieron los últimos días con los principales players locales del sector: desarrolladoras, constructoras y asesores inmobiliarios.

El interés de esos fondos está puesto en vincularse con esas compañías locales -conocidas internacionalmente y asentadas en el país- que ya tengan armados proyectos que comiencen recién después de la mitad del año que viene.

Algunos de los jugadores más importantes del mercado local con los que proyectan vincularse son IRSA, Consultatio, TGLT, Rukán (Pegasus) y Plaza Logística. Todos con planes, aunque algunos aún no difundidos, para importantes inversiones en el mercado que más les interesa a los fondos extranjeros y que tienen que ver con espacios corporativos y de logística.

Los inversores que estuvieron de visita en Buenos Aires aseguran el potencial que tiene el mercado de oficinas es muy grande en la Capital Federal. Hay una vacancia baja con respecto a las principales ciudades de la región y una constante absorción neta, es decir que se ocupan más metros cuadrados de oficinas de los que se incorporan.

En cuanto al segmento industrial, el interés está en los depósitos. Aún cuando la actividad no despegue como se espera el año próximo, hay sectores que demandan cada vez más este tipo de propiedades. Por caso, señalan al crecimiento del ecommerce de cerca del 45% en el último año, que necesita espacio de guardado de mercadería. O los call centers, cuyos servicios se exportan, que también ocupan espacios significativos sin depender estrictamente de la evolución económica argentina.

Según Domingo Speranza, presidente de Newmark Grubb Bacre, en el año se ocuparon 120.000 metros cuadrados de oficinas en la Ciudad de Buenos Aires cuando solían ser unos 70.000. Se dió porque hubo incorporaciones importantes como el edificio Madero Riverside, en Puerto Madero, con una superficie rentable de 16.500 metros cuadrados o los Belgrano Office y Go Green, en el submercado 9 de Julio.

Hasta que termine el año no se esperan incorporaciones relevantes al stock de oficinas Clase A, las de mayor categoría.

El último informe de Newmark Grubb indicó que el precio del alquiler aumentó levemente respecto del trimestre pasado y se ubicó en u$s 26 por metro cuadrado mensual. Pero los contratos nuevos superan ampliamente esos valores. Llegan a u$s 35 en emprendimientos que acaban de ocuparse. Para el próximo año, la perspectiva es que siga tendencia.