Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Fiat advierte que la crisis de Brasil puede impactar ‘gravemente’ en la industria automotriz argentina

Al lanzar un nuevo modelo Cristiano Rattazzi pidió cordura para que “privilegiar la producción para atender el mercado doméstico no sea un agravante”

por  FLORENCIA LENDOIRO

 Enviada especial. EL CRONISTA EN CALAFATE

0

“Estamos en una etapa de transición que está muy condicionada por la evolución del mercado brasileño, que es el que determina los niveles de producción de nuestras plantas. Tenemos por delante la renovación del acuerdo automotor bilateral, que es un tema no menor en una coyuntura de un mercado brasileño tan alicaído”, dijo ayer Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat durante la presentación de la nueva pickup Toro en esta ciudad patagónica. Para el empresario, las consecuencias de la crisis brasileña en el sector automotriz podrían impactar más gravemente en la Argentina si no se toman las medidas necesarias. “Esperemos que prospere la cordura para que privilegiar la producción para atender el mercado doméstico no sea un agravante”, dijo Rattazzi y explicó que un tema central a resolver es el “flex”, mecanismo incluido en el convenio bilateral (que vence a fin de mes) que implica que por cada dólar en autos y autopartes que Argentina exporta a Brasil, puede importar u$s 1,5. El excedente se traduce en multas para las terminales.

Rattazzi dijo que si este mecanismo se llevara a u$s 1,9 no repercutiría negativamente en la producción local. Pero si continúa en el nivel actual podría significar un freno a su planta de Ferreyra, Córdoba. Allí, ya se están ejecutando inversiones mayores a u$s 500 millones, no sólo para producir un nuevo modelo sino también en maquinaria y procesos “para dar un salto cualitativo en los estándares de calidad en la fabricación de vehículos en condiciones de ser exportados a cualquier mercado del mundo‘, dijo. Igualmente, Rattazzi no cree que vayan a producirse cambios en el ‘Flex’ pero estima que no se cobrarán las multas teniendo en cuenta la coyuntura. Advirtió que para no quedar presos de lo que sucede en Brasil hay que ir “recuperando niveles de competitividad y negociando y cerrando acuerdos con otros países y regiones”. Su posición es igualmente de optimismo, especialmente con el Gobierno. Siempre con un perfil políticamente incorrecto, ironizó con que “lanzar la Toro en Tandil no correspondía. Así que aquí estamos, en El Calafate, el lugar del mundo de gente conocida”, en referencia a la tierra de Mauricio Macri y Cristina Kirchner, respectivamente. También elogió al titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, al sostener que el funcionario tiene claro el camino a seguir pero advirtió que no se trata solo del nivel en que se encuentre el tipo de cambio sino de “ser conscientes que la mejora de competitividad, para que sea duradera en el tiempo, exige fuertes inversiones en infraestructura y servicios, en políticas de corrección de distorsiones impositivas, eliminación del flagelo inflacionario y regulaciones que sólo implican sobrecostos”. Agregó que “crecer en competitividad depende de mejoras sustanciales de productividad, no de una sola variable como el tipo de cambio. En este contexto, es sumamente saludable que Argentina esté dejando atrás años de aislamiento y desconocimiento de reglas básicas de cómo funcionan las economías normales del mundo‘. De los términos de competitividad dependerá que las operaciones que haga el sector automotriz no sean de ‘ocasión o esporádicas”.

En materia legislativa, calificó de “auspicioso” el proyecto de ley de desarrollo del autopartismo. “Será un estímulo para integrar más y para que los productores autopartistas también se actualicen en términos tecnológicos y de procesos”, dijo.