Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Fanatismo infantil por los videos: lanzan en el país la versión kid de YouTube

Google apuesta fuerte a la audiencia de menores de entre dos y ocho años con una adaptación de su plataforma de videos.

Con una audiencia infantil cada vez más grande, Google decidió desarrollar una versión sub-8 de su plataforma de videos YouTube, adaptada especialmente para los más chicos. Así, en febrero del año pasado nació YouTube Kids, una aplicación móvil gratuita –para dispositivos iOS y Android– con una navegación simple e intuitiva pero que, hasta ahora, sólo estaba disponible en inglés y para algunos mercados, como los Estados Unidos e Inglaterra.

A partir de hoy, ese mismo servicio estará disponible en español para los usuarios de la Argentina y México, los dos primeros países de América Latina que podrán acceder a la aplicación. "Es el primer lanzamiento en otro idioma que no sea inglés y se da en la Argentina y México. Los argentinos aman YouTube. El 95,5% de los ciudadanos de este país conectados a Internet mira videos online y su principal destino es YouTube. La cifra está por encima del pocentaje global que es de 82,5%", explicó Eugenia Denari, directora de Marketing de Google Argentina. Y destacó que YouTube, además, es el sitio más visitado por chicos de entre 8 y 10 años.

Para hacer más fácil la navegación, los botones son más grandes, hay más sonidos y está habilitada la búsqueda de videos por voz. Pero, además de esta interfaz adaptada a los niños pequeños, el foco de la aplicación está en la "curaduría" de los contenidos que están divididos en categorías como espectáculos, música, aprendizaje y exploración. También en nuevas opciones de seguridad para los padres.

"Los videos son filtrados por un algoritmo, por las sugerencias de los usuarios y también por una revisión humana. Es una dirección que nos venían pidiendo los padres. Se trata de contenidos generados por los propios usuarios, los socios de Google, que apuntan a música, aprendizaje", destacó Denari.

Entre las opciones de control parental, se destaca un "temporizador", donde los padres pueden seleccionar la cantidad de tiempo que sus hijos pueden estar conectados.

Pasado ese lapso, la sesión se termina con una carita que bosteza y se duerme. El ingreso es anónimo, sin log-in ni claves de acceso y también se puede controlar el nivel de sonido.

La publicidad que se puede ver dentro de la plataforma también es adaptada a la edad de los usuarios. Si bien la aplicación soporta anuncios, desde Google aclaran que la cantidad estará limitada y que se filtra el contenido no apropiado para los chicos.

"Tampoco pueden hacer clic en un aviso que los lleve a otro sitio y dejen la app. La curaduría es muy específica y hay categorías, como comida rápida, que están excluidas. La tasa de repetición es más esporádica", advirtió la ejecutiva de Google.

El tipo de publicidad que muestra la app fue uno de los reclamos que surgieron en los países anglosajones luego de su lanzamiento.

Además de los personajes de televisión y las canciones, los gustos de los más chicos también van generando nuevas tendencias en la plataforma de videos. Son furor, por ejemplo, videos generados por los usuarios donde se desempaquetan juguetes, se descubren las sorpresas de los huevitos de chocolate o se muestran tutoriales para manualidades o maquillaje. "Vemos que la gran curiosidad de los chicos hace que busquen acceder cada vez más a lo que llamamos micromomentos, donde se conectan para saber sobre cómo hacer algo. A medida que se comience a usar se va a ir comprendiendo mejor ese uso. Pero se hace dentro de un entorno seguro y más controlado", destacó Denari.