Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Fabricantes nacionales de juguetes ‘congelan’ precios para evitar una mayor caída de las ventas

Pretenden que el escenario recesivo no impacte en fechas clave como el Día del niño. En 2015, las ventas sumaron u$s 145 millones. Importadores piden abrir el comercio

Fabricantes nacionales de juguetes ‘congelan’ precios para evitar una mayor caída de las ventas

Los fabricantes de juguetes nacionales acordaron mantener los precios de 2015 para conservar el nivel de ventas, sin que la caída del consumo general que se registra impacte en su sector. Sobre todo, se anticipan a las fechas más importantes del año para las jugueterías, como el Día del niño y la Navidad, los verdaderos termómetro del rubro. Además del ajuste que ya se hizo en los gastos de los consumidores, otro tema inquietante para los fabricantes nacionales es la eventual apertura de importaciones que en otros ámbitos llegó con la desaparición de las DJAI. Para los jugueteros representaría un cambio radical en los negocios ya que en los últimos años fue una industria protegida por el gobierno, con altas restricciones a la llegada de artículos del exterior.

Según explica Matías Furió, presidente de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete, el año pasado las ventas en el sector subieron un 17%, a u$s 145 millones. "Este año esperamos mantener los mismos niveles y por eso no aumentamos los precios y seguimos produciendo en el mismo orden, aunque eso afecta muchas veces la rentabilidad de algunas empresas", admitió. La mitad de los fabricantes de juguetes son micro compañías.

Según Furió, las fábricas están produciendo al máximo de la capacidad instalada, en turnos rotativos de 24 horas, porque discontinuar la producción significa perder en productividad y como consecuencia aumentan los costos. En lo que va del año, dijo, no se produjeron despidos en este rubro.

Hasta ahora, absorber los aumentos de los costos y la mano de obra sin trasladarlos a los precios finales fue posible solo proyectando menos ganancias en el año pero también por el apoyo del nuevo gobierno que acompaña al sector en la misma línea que lo hacía el anterior en cuanto al comercio exterior.

Para los juguetes, ya no existen las DJAIS pero hay licencias no automáticas de importación, por lo que el monitoreo del ingreso de artículos del mundo es constante.

Aún así, en los primeros meses del año hubo un aumento de alrededor de 10% de las compras externas que según analizan en el sector se trata de un tema meramente estacional, ya que no estiman que se amplíe la llegada de productos extranjeros cuando se anualice el resultado. Las importaciones en 2015, alcanzaron los u$s 161 millones. Llegaron principalmente de China (el 74%), seguido por Italia (9%) y Pakistán (4%). "No nos oponemos a la importación sino a la competencia desleal del exterior.

Un juguete argentino puede competir con cualquiera menos con uno de China, donde se paga el 20% de los salarios que en nuestro país", dijo Furió.

De hecho, la mitad de los juguetes que se venden en el país son fabricados en otros países. En esos casos, algunos valores se dispararon con la devaluación y los jugueteros que venden importados sintieron la caída en el consumo y también se preparan para un escenario recesivo.

Dario Mermelstein, presidente de la Asociación Argentina de Empresas de Juguetes y Afines, explicó que ya el año pasado hubo un achicamiento del sector, que en gran parte adjudicó a que se registró un "proceso de concentración de importaciones en centros de venta que no se dedican exclusivamente a los juguetes", en referencia por ejemplo a las grandes cadenas de supermercados. Así, la llegada de artículos para los importadores que se llaman "jugueteros puros", que también son distribuidores y en algunos casos vendedores minoristas con jugueterías propias, se restringió y solo consiguen importar el 20% del total de juguetes que ingresa al país.

Un dato que beneficia al sector está dado este año también gracias a la articulación con la Secretaría de Comercio y de Industria del Ministerio de Producción, que incluyó a los juguetes y extendió el programa AHORA 12, que permite un mayor financiamiento para las compras de los consumidores.

Es que el mercado interno es tan importante para los fabricantes nacionales que le destinan el 92% de la producción mientras que solo el 8% restante se exporta, principalmente al Mercosur. El año pasado, las exportaciones de juguetes sumaron u$s 2,35 millones.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar