Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Fabricantes de pastas acusan a cadena mayorista Maxiconsumo de dumping

La Unión Fideera advirtió a los dueños de la compañía por vender por debajo del costo. Aducen que la situación genera una pérdida de competencia para las pymes del sector

Fabricantes de pastas acusan a cadena mayorista Maxiconsumo de dumping

La batalla por los precios de los productos de la canasta básica sigue caliente. En esta ocasión, la situación resultó sorprendente porque se trata de una entidad, la Unión de Industriales Fideeros de la República Argentina (Uifra), que envió una carta documento a la cadena mayorista Maxiconsumo, advirtiéndole que está en infracción por los precios ‘competitivos’ con los que vende sus fideos.
Según confirmaron a El Cronista desde la entidad, esto genera una situación de dumping interno, que afecta directamente a las pymes del sector, un 80% de las empresas afiliadas a la cámara, que emplean al 50% de personas en la industria, y que sólo tienen el 13% del mercado. La situación se traduce en que la empresa Maxiconsumo debería subir los precios de sus marcas de fideos (Marolio y Molto) porque se están vendiendo, en dicho mayorista, paquetes a un precio por debajo del costo de referencia, o sea, de lo que cuesta fabricar el producto. Dicho costo, ratificado en base a un estudio de la Universidad de San Martín (Unsam), es el que figura en la carta enviada a Maxiconsumo y se ubica en los $ 6,13 + IVA (precio de salida de fábrica para fideos de 500 gramos de trigo de pan).
La carta documento fue recibida por Víctor Fera, dueño de Maxiconsumo, hace unas semanas, quien expresó su indignación y tildó el hecho como una persecución, "algo insólito que va en contra de los intereses del consumidor". Consultado por este medio, el empresario admitió que sus precios son más bajos que la competencia ($ 5,49 precio mayorista) pero consideró una locura que lo denuncien por tener precios bajos y lo asoció a una estrategia de las grandes empresas del sector, en conjunto con las grandes cadenas de supermercados, que "están buscando que los precios de los productos suban para justificar sus propios beneficios y seguir manteniendo sus posiciones dominantes".
Desde la entidad fideera confirmaron que las notificaciones fueron enviadas a distintas empresas, sobre todo a mayoristas, para que se deje de vender por debajo del precio de referencia. Además, admitieron que no todas las empresas, sobre todo las grandes, estuvieron de acuerdo con el envío de notificaciones.
La situación de Fera no es nueva en su pelea con las distintas empresas del sector, sobre todo con Molinos Río de la Plata. Según el dueño de Maxiconsumo, la compañía dueña de marcas como Lucchetti, Matarazzo, Favorita o Don Vicente, dejó de entregarle productos hace un año y medio por lo que no puede vender esas marcas en sus 33 bocas de expendio en el país. "El objetivo de estos monopolios es destruir a la competencia, no nos ven como un cliente. La Unión Fideera jamás apoyó las denuncias que hice contra los monopolios de las góndolas, donde una sóla empresa tiene entre el 70% y el 80% de ocupación en las grandes cadenas", expresó, quien emplea a cerca de 2000 personas. Desde la misma Uifra reconocieron que el sector está concentrado, ya que las pymes no le pueden vender a los supermercados y terminan vendiendo sólo a establecimientos "chinos" o mayoristas y locales de cercanía.
Fera advirtió que recurrirá a Defensa a la Competencia para hacer su descargo y que se resuelva la situación. Para Uifra, la que tiene que actuar es la Secretaria de Comercio de la Nación, aunque según comentaron la idea es "sólo advertir a las empresas de esta situación, que es de ruptura del mercado y perjudicial para las pymes".
Respecto de la intención del Gobierno de estudiar la implementación de la llamada "Ley de Góndolas", una iniciativa que se aplicó en Ecuador con el objetivo de desacelerar la suba de precios y fomentar las economías regionales, Fera la reconoció como una buena posibilidad mientras se destine un 20% del lugar para productos regionales, y que ninguna compañía pueda llegar a tener más del 20% de la ocupación. Justamente, la idea que señaló Alfonso Prat-Gay, ministro de Hacienda en declaraciones a radio La Red, es copiar esa ley para darle cabida a los productos de economías regionales y de pymes "para instaurar la competencia".

Más notas de tu interés

Comentarios2
Johan Sebastian Mastropiero
Johan Sebastian Mastropiero 30/08/2016 02:28:53

Molinos es un monstruo que creció y creció de una forma descomunal durante los últimos 25 años. Entre ellos y las grandes cadenas, explican porqué la inflación en alimentos siempre es superior a la inflación en general.

Rodrigo Martinez
Rodrigo Martinez 30/08/2016 12:56:13

Deberia fomentarse no tanto segundas marcas (un camino facil para ingresar en el mundo de los supermercados) sino la creacion de marcas propias. Solo asi puede haber una competencia honesta de productos.