Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Fabricantes de indumentaria predicen reducción de personal por la caída del consumo

Referentes del sector coinciden en que habrá cautela este año ante la situación económica. Quejas por descuentos y promociones de bancos que distorsionan precios

Mariano Rodríguez Giesso; Carla Quiroga; Ricky Sarkany; Caludio Drescher y Pablo Villalba

Mariano Rodríguez Giesso; Carla Quiroga; Ricky Sarkany; Caludio Drescher y Pablo Villalba

El sector de la indumentaria asume que éste no será un buen año para los negocios. Da por hecho una caída en el consumo, y reclama al Gobierno claridad en las políticas que se implementen para poder adaptarse y amortiguar el impacto que se dará en el mercado laboral de este rubro. En estos puntos coincidieron, con matices, los participantes de la mesa sobre indumentaria en la Expo EFI 2016 (en el cual El Cronista fue Main Media Partner y organizador de los seminarios sectoriales), De la charla participaron Caludio Drescher (CEO de Jazmín Chebar); Ricky Pablo Villalba (CEO de La Martina Argentina); Mariano Rodríquez Giesso (Presidente de Giesso) y Ricky Sarkany (Presidente de Internacional Ricky Sarkany).

Drescher brindó un panorama que calificó de "duro pero realista", dado su conocimiento por ser Presidente de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria. "Todavía no está clara la política que enfrentará el sector. No nos preguntamos si habrá caída en el consumo, porque lo asumimos y nos impactará. Lo que nos preguntamos es hasta dónde llegará" dijo. Y agregó que "habrá una caída del salario real, la gente destinará más dinero al pago de servicios y por lo tanto menos a otros consumos. Si la baja es de 12% y crece la importación, habrá impacto en las ventas y en la producción y por lo tanto caerán los puestos de trabajo".

Villalba explicó que "el sector arrancó lento" pero dijo tener expectativas de mejora hacia fin de año o ya en 2017. Para Rodríquez Giesso habrá claras diferencias en cómo será el año para quienes apunten a segmentos de poder adquisitivos más altos contra los más bajos. "Tuvimos un tipo de cambio polémico. Hay que ver cómo evoluciona a partir de ahora. Es cierto que se perderán puestos de trabajo pero debería haber un traslado a otra actividad", agregó.

El más optimista fue Sarkany. Dijo que "estuvimos bajo una dirección económica que nos hizo trabajar de una manera durante los últimos años pero esa puerta se cerró. Podrá haber una caída que nos pueda llevar a lo que sucedía en 2013, y la verdad es que ese fue un gran año". Reconoció que "el sector atraviesa un momento de estancamiento" pero dijo que eso "debería servirnos para tomar impulso".

Todos hablaron sobre el nuevo esquema que se plantea a partir del nuevo gobierno sobre un sector que estuvo fuertemente protegido en la última década. Para Villalba, el ingreso de indumentaria importada es bueno "porque genera competencia", mientras que Sarkany apuntó que "el sector debe tener alguna protección como sucede en otros paises y el Gobierno debe encargarse de que tengamos un tipo de cambio que nos haga competitivos para que nosotros seamos los que salen a vender en el exterior".

Drescher introdujo también un tema que en el sector trae polémica y es el de las promociones de descuentos y cuotas con tarjetas de crédito, bancos y centros de compras. Dijo que ese sistema "generó una fuerte distorsión en los precios" y Rodríguez Giesso aseguró que "no nos gustan esas promociones pero llegaron por una demanda de los consumidores y por la situación económica así que cada empresa puede elegir si las aplica".