Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Fabricante de tractores denuncia al Gobierno cordobés de discriminación

Se trata de la compañía CMZ liderada por Pablo Zanello, quien reclama que el gobierno de Juan Schiaretti no lo tiene en cuenta para la adjudicación de equipos pesados.

En la actualidad, CMZ tiene una capacidad anual de producción de 30 unidades

En la actualidad, CMZ tiene una capacidad anual de producción de 30 unidades

Problemas de herencia, tan famosos en estos tiempos, son los que pesan actualmente en la relación entre el gobierno cordobés y la fabricante de maquinaria vial y tractores de Las Varillas, CMZ. Por lo menos, según la visión de Pablo Zanello, directivo de la pyme de 20 empleados e hijo de Luis Zanello, uno de los impulsores de la industria de maquinaria pesada en el departamento de San Justo, de aquella provincia.

Según el directivo, el gobierno provincial no lo incluye en la compra directa de equipos pesados destinados a los municipios y reparticiones públicas. "Nos sentimos marginados. Si hubo algún problema particular con mi padre que se aclare. Somos una empresa nueva. Hemos pedimos audiencias, este año y el pasado, y todavía estamos esperando", afirmó a El Cronista el empresario, que se queja que hoy el único proveedor en el rubro (tractores y motoniveladoras) es Pauny.

Justamente, esta última empresa fue fruto de la ex-Zanello, que vio la luz tras el colapso de esta fábrica (que entró en convocatoria en diciembre de 2001), y que había sido fundada en 1951 por los hermanos Luis y Carlos Zanello. En ese momento caótico, tanto de la compañía como del país, tras la declaración de quiebra, ex gerentes, operarios y concesionarios armaron una sociedad (Pauny) para tratar de mantenerla operativa.

Según destacó en su momento el diario La Capital, la deuda de Zanello ascendía a $ 15 millones, y el principal acreedor era el Banco de Córdoba. Trabajadores pagaron $ 6 millones, y el banco cedió en favor de Pauny los derechos sobre el inmueble afectado a la quiebra, que a partir de marzo de 2002 comenzó a producir.

La cuestión pasa por los protagonistas. El apellido Zanello es conocido por Schiaretti, ya que fue el actual gobernador quien negoció la sucesión de la fábrica, con contribuciones de la Nación y Provincia, siendo ministro de Producción y Finanzas, en 2003.

Según publicó La Voz del Interior, CMZ, creada por los hijos de Luis Zanello, también solicitó al Banco de Córdoba (Bancor) que se la "invite" a participar en las líneas de crédito a tasa subsidiada que ofrece, dado que las gestiones realizadas "no han tenido resultados". Afirmó que cuando se produjeron las inundaciones, en febrero del año pasado, el gobierno dispuso la compra de equipos de modo directo, pero su industria no fue tenida en cuenta. "Sólo pedimos igual trato, sobre todo en estos momentos de caídas de ventas", destacó.

Zanello afirmó que ya tuvieron respuestas del banco para la entrega de documentación, aunque no así de la Gobernación. CMZ comenzó a producir en 2010, también en Las Varillas, con una capacidad anual de producción de 30 unidades, y ya lleva 290 unidades fabricadas.