Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Estiman que la cosecha agrícola de este año será la mejor segunda de la historia

Se espera una producción de 109,4 millones de toneladas, sólo superada por el récord de 2014//2015. Se prevé una mayor rentabilidad, sobre todo en trigo y maíz

También se prevé mayores áreas de maíz por la mejora del precio

También se prevé mayores áreas de maíz por la mejora del precio

La producción agrícola de la actual campaña sería la segunda mayor de la historia. Se estiman una cosecha en la campaña 2015/16 de 109,4 millones de toneladas, que sería superada sólo por el récord del ciclo 2014/2015, de 116 millones de toneladas, según previsiones de IES Consultores. De concretarse ese pronóstico, la producción sería un 5,6% menor al ciclo previo, del récord. "Los cambios en la política comercial y la devaluación del peso han devuelto rentabilidad a todos los cultivos agrícolas, principalmente al trigo y al maíz, que eran los granos más perjudicados por los controles aplicados hasta fines de 2015. Si bien la mejor coyuntura para el sector se sentirá en el ciclo 2016/17, sus efectos también alcanzaron a la actual campaña, al aumentar la siembra de maíz de segunda, siendo la caída en el área sembrada total de maíz mucho menor a la estimada inicialmente (la rentabilidad del maíz ya supera a la soja)", destacó el informe.
La campaña agrícola 2015/16 está entrando en su etapa final, dominada por un panorama de cambios estructurales que incrementaron los precios percibidos por los productores. Esta mejor, combinada con un buen volumen físico de producción, aumentará significativamente los ingresos del sector, que cosechará los granos con un tipo de cambio 60% mayor al de siembra (y sin retenciones), precisó el estudio. Por otro lado, el informe aclaró que a pesar de un contexto más favorable, debe considerarse que muchos productores parten con altos niveles de endeudamiento y enfrentarán costos crecientes por la devaluación, y que los precios internacionales de los granos siguen en bajos niveles y caerán en 2016 por cuarto año consecutivo, arrastrados por la sobreoferta mundial y la baja del precio del petróleo. "Las perspectivas para el ciclo agrícola 2016/17 plantean un escenario de mayor rentabilidad que podría gatillar un proceso de inversiones en el sector. Asimismo, el nuevo escenario generará una mayor rotación entre cultivos, que diversificará la siembra y reducirá la fuerte sojización. Se esperan fuertes aumentos en las siembras de trigo y de maíz y una importante merma en la implantación de soja", comentó Alejandro Ovando, director de IES Consultores.
La actual campaña tuvo condiciones climáticas favorables, lo cual redundará en aceptables rindes en los principales granos. Adicionalmente, las precipitaciones recientes potenciaron los cultivos tras el estrés hídrico de enero, aunque produjeron anegamientos que podrían demorar la salida comercial de los granos. Asimismo, en línea con la liberación del mercado, los precios de los granos en la plaza local aumentaron fuertemente y mejoraron la paridad con la cotización internacional, aunque el precio del trigo en el mercado interno presentó bastante disparidad por problemas en la calidad de la cosecha. La coyuntura internacional del mercado continúa con una abundante oferta de granos y plantea un escenario de debilidad para los precios agrícolas en el corto plazo, que, además, reciben el impacto de factores financieros, como la apreciación del dólar, la desaceleración de China, y la caída en el precio del petróleo. No obstante, hay que remarcar que los granos resistieron mejor que otros commodities (como los metales) la fuerte baja en el precio del petróleo y mantienen una demanda firme, aclaró IES.
En el mercado interno, hubo un fuerte aumento de los precios tras la devaluación, baja de retenciones y liberación del comercio exterior. Así, al comparar los valores de febrero de 2016 con la de octubre de 2015, se observa que se duplicaron las cotizaciones del trigo, de maíz y de sorgo, mientras que la soja creció pero menos que los cereales, y el girasol fue el grano más beneficiado, ya que subió más del doble frente a octubre.