Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Entre picadas e inversiones

Entre picadas e inversiones

Los embutidos son una pasión argentina. Encuentran su lugar en las picadas y los preferidos no varían: salame, salamín y longaniza son consumidas en un tercio de los hogares, según dicen en dos empresas del sector. El queso tiene una cabida algo menor, estando presente en el 3 de cada 10 hogares, por el factor del alto precio. Aun así, 90% de los argentinos come picadas.Esta tendencia modifica y amplía el mercado de embutidos. En abril, por caso, Paladini, una de las firmas líderes del sector, adquirió las operaciones de la empresa española Espuña SA, una compañía catalana especializada de productos secos y curados donde destaca el jamón serrano. Por otra parte, la empresa rosarina, entre capitales propios y créditos bancarios, invertirá $ 567 millones, aumentando el motor del rubro.

El negocio se ve afectado por otro factor: la salud. El año pasado, la Organización Mundial de la Salud declaró potencialmente cancerígenos a los embutidos y puso en la mira a la carne roja. Ante la confirmación, las empresas comenzaron a enfocarse en este aspecto, tal es el caso de Cabaña Argentina, proveedor de carne fresca y embutidos frescos puros de cerdo, que, junto con Fundación Cardiológica Argentina, promovió un concurso nacional de trabajos escolares llamado 'Educando para una vida saludable', que tiene como objetivo concientizar acerca de la importancia de adquirir hábitos saludables.