Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Enel amplía la oferta energética de la central Costanera

Tras una inversión de u$s 155 millones, la empresa Enel Generación Costanera anunció que terminó las obras y ya fue puesta en servicio la turbina número seis, en el marco del proyecto de Rehabilitación de Unidades Turbo vapor (Proyecto TVs) que es amparado por el contrato de disponibilidad de unidades turbo vapor firmado con la compañía estatal Cammesa.

Esta unidad era la última máquina que formaba parte del Proyecto TVs, cuyo objetivo principal fue mejorar la disponibilidad de todas las unidades TVs, esenciales para el sistema eléctrico por su posibilidad de funcionar con fuel oíl y por abastecer principalmente el consumo de la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires.

Según informaron desde la compañía, los trabajos de este proyecto comenzaron en octubre de 2013 con tareas previas, y a partir de enero del año siguiente comenzó la rehabilitación de las primeras dos unidades (TVs 1 y 2). Dentro del proyecto, se rehabilitaron las seis unidades de Enel Generación Costanera, con una potencia instalada total de 1131 Mw (un 7,3% del total de capacidad instalada en la zona GBA Litoral y Buenos Aires, y 3,3% de la capacidad instalada total del país). "Es un hecho muy importante, ya que hay que destacar también que, al momento de sincronizar nuevamente la Unidad 6 el pasado 1 de diciembre, se encontraban en servicio y despachadas todas las unidades TVs, hecho que no acontecía desde hace casi siete años", destacó Antonino Ascione, quien además agregó que "esto muestra el compromiso que tiene el grupo ENEL con el país".

Tal como afirmaron en el comunicado, las obras de rehabilitación se extendieron por casi tres años, y además del personal de mantenimiento de la Central, más de 30 empresas diferentes formaron parte del proyecto (la mayoría de ellas compañías argentinas), contando con una presencia promedio de más de 400 trabajadores externos, durante toda la duración del mismo.