Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"En un contexto muy inflacionario, las empresas no aumentamos tanto por mérito"

Cecilia Giordano es, desde el año pasado, la directora General para la Argentina de la consultora global de Recursos Humanos Mercer. Tiene 20 años de experiencia en consultoría, donde lideró prácticas de tecnología y proyectos de transformación para clientes locales y globales en diversas industrias. Antes, se desempeñó como socio de Deloitte y también trabajó en Atos Origin e IBM. Es Contadora Pública y Licenciada en Administración

Para Cecilia Giordano, al frente de la filial argentina de la compañía global de consultoría en Recursos Humanos Mercer, las empresas están cada vez más obligadas a poner a los empleados en el centro de la organización. "Vamos hacia eso. Hoy las organizaciones están viendo mucho el engagement y el compromiso de retenerlos, pero teniendo en cuenta las miradas de cada generación y sus distintas necesidades", señaló.

–¿Cómo fue el balance del año que pasó para la compañía?

–Fue un año duro para todos, pero cerramos arriba de lo que habíamos planificado. Y estamos con mucha expectativa de lo que viene. Globalmente, hemos ganado mucha confianza. La Argentina es un lugar donde se quiere invertir y hay mucho foco en que podamos tener un crecimiento sustentable.

–¿Se mantienen esas expectativas de inversión extranjera?

–Sí. A todas las empresas nos gustaría una aceleración, que sea más rápido de lo que está siendo. Pero creo que había que tomar las medidas que se tomaron y que retrasaron el crecimiento. Dentro de la corporación, hay apuestas para que crezca China, India, otros países de la región, y nosotros también estamos en el target de inversión y crecimiento. La apuesta se da por los resultados y el equipo humano que tenemos.

–El tema salarios será central este año. ¿Cómo avizoran las negociaciones cuando el año pasado la mayoría quedaron debajo de la inflación?

–En un contexto muy inflacionario, las empresas no aumentamos tanto por mérito sino que tenemos que equiparar según el movimiento de la inflación. Muchas compañías pudieron haber quedado desfasadas. Este año, con las proyecciones de una inflación mesurada, es difícil negociar a equiparar o llevar a las personas a las bandas que corresponden.

–¿Por la importancia del tema, se relegan otros temas de recursos humanos?

–En momentos inflacionarios se atienden las demandas de la diaria. Y uno no tiene la ductilidad para armar planes que contemplen todas las aristas. Pero si uno no detecta a los talentos clave y los desarrolla todo se complica. La inflación es un tema más que gestionar como líder. Es fácil echarle la culpa a la inflación para no poner sobre la mesa otras acciones de fondo.

Si se va un talento clave, salir al mercado y buscarlo es un costo no planificado. Capacitarlo y que esté a punto para entregar lo mismo que él que se fue es algo que no se mide. El negocio va cambiando continuamente con la inserción de lo digital y las innovaciones diarias. Por eso es un tema que tenéis que planificar y desarrollar. Pero es cierto que la inflación complica. En los resultados de nuestra encuesta se muestra que los aumentos que se dieron en cada uno de los semestres fueron muy igualitarios para compensar la inflación.

–¿Cómo está cambiando el mundo del trabajo con la llegada de los millennials?

–La forma de estructurar el trabajo ya es distinta. Nosotros vemos a la flexibilidad laboral como un beneficio, pero para las nuevas generaciones es algo que tiene que estar dentro del paquete. Hay jóvenes que plantean irse seis meses a conocer el mundo. Eso cambia la forma de planificar equipos, de interactuar y de retenerlos.

–¿Las compañías van en ese camino o la adaptación es lenta?

–Estamos forzadas al cambio. O cambias o te extinguís.

–¿Observa una preocupación real en las empresas por la igualdad de género?

–Creo que si las compañías no vemos al otro 50% nos vamos a quedar sin talento. El trabajo en equipo es clave y tanto hombres y mujeres damos una perspectiva integral a las cosas. Nosotras tenemos una mirada muy holística, no miramos sólo el número. En nuestro reporte mostramos que las mujeres en posiciones de liderazgo no sólo mejoramos cualitativamente también cuantitativamente los resultados. Pero todavía hay un gap grande de equidad salarial. En las compañías hay más mandatos globales de que haya mujeres en su boards y ocupando posiciones de liderazgo. Pero hay organizaciones tradicionales que tienen el speech de que ven valiosas a las mujeres, pero en el momento de la verdad tienen sólo un par de gerentas, pero no directoras y menos mujeres en el board.