Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

En la era Spotify, las disquerías resisten apostando a los vinilos

Aunque las ventas digitales superan a las físicas, el disco tradicional volvió pisando fuerte y ya representa el 10% del total comercializado. En un año flojo, las disquerías porteñas esperan salvarse esta noche con descuentos y shows en vivo

En la era Spotify, las disquerías resisten apostando a los vinilos

A pesar del extraordinario crecimiento de las descargas online de música, (138% el último año), y especialmente los servicios de streaming vía celulares, 2178% interanual, según datos de CAPIF (Cámara de productores de la Industria Fonográfica), los discos siguen vigentes, y el vinilo se convirtió en la estrella de las bateas. El último año, las ventas en este soporte representaron el 10% del total para las disquerías, y la tendencia sigue en ascenso.

"No son sólo re-ediciones. Todos los grandes artistas están editando discos nuevos en vinilo", comenta Diego Zapico, titular de la discográfica Aqua Records y encargado de contenidos artísticos de la clásica disquería Zivals, en la esquina de Corrientes y Callao.

A tal punto se consolidó la tendencia, que una firma local, Morello S.A., retomó la fabricación de vinilo después de haberla discontinuado por más de 23 años. "Son discos más caros, pero se escucha mejor y duran más -dice Zapico- y asegura que las ediciones de clásicos del jazz y bandas de rock legendarias se venden cada vez más este formato.
Como muestra, los álbumes en vinilo de Bob Dylan se agotaron la misma semana en la que el autor de Blowing in the wind y Forever Young entre otros éxitos, recibió el Nobel de Literatura.

Si bien las ventas "vienen flojas este año -admite Zapico-, apostamos a que repunten". Una de las acciones más importantes que desarrollan los disqueros junto con el gobierno de la ciudad es la tradicional "Noche de las disquerías", que tendrá lugar hoy, por octavo año, a partir de las 18.00.

En este solo evento se pueden triplicar las ventas de un día normal, y en muchos casos superan a las de navidad. Para esto, más de 38 locales de música en tres circuitos principales: Centro, Recoleta y Palermo, preparan promociones, descuentos y shows en vivo. Orquestas de tango como El Arranque y artistas como Marcela Morelo, Litto Nebbia e Hilda Lizarazu, entre otros, cantarán frente al público y en forma gratuita.

También habrá charlas, muestras de fotografías de bandas y músicos, proyección de documentales, sorteos de discos y "números sorpresa". La movida incluye la venta promocional de las reediciones de 28 títulos de Sony Music, entre los que figuran álbumes de Los Fabulosos Cadillacs, Sui Generis, Virus, Charly García, Almendra, Manal y Arco Iris.

En 2015, el evento contó con más de 40 mil asistentes, y se espera repetir la convocatoria este año. "La decisión de organizar esta acción un jueves tiene que ver con que captamos al público que sale de trabajar y puede darse una vuelta por los locales, revisar bateas en busca de ofertas o discos perdidos, y de paso escuchar un buen show", comenta Cecilia Sívori, encargada de Comunicación de CAPIF.

En la ciudad de Buenos Aires hay más de 200 disquerías, según el Observatorio de Industrias Culturales del gobierno porteño, entre las grandes cadenas y los comercios pymes o familiares. El último año, se abrieron nuevos locales "boutique" especializados en discos clásicos y de vinilo.

Durante 2015, el mercado de la música en Argentina se repartió entre ventas físicas, digitales y derechos de comunicación, con alrededor de un 33% cada uno. Los formatos que más crecieron fueron el digital, que pasó de representar 19% de las ventas en 2014 a 33,5% en 2015, y -dentro del formato físico, los discos de vinilo pegaron el batacazo, pasando del 0,1% al 10% en el mismo período.